Jueves. 20.09.2018 |
El tiempo
Jueves. 20.09.2018
El tiempo

La sensación térmica en Galicia superó los 50 grados

Centenares de personas abarrotan una playa viguesa. SALVADOR SAS  (EFE).
Centenares de personas abarrotan una playa viguesa. SALVADOR SAS (EFE).

Galicia, y especialmente la mitad meridional, sufrió la semana pasada un episodio de calor extremo con algunos récords térmicos, como las máximas de Ferreira de Pantón (43,1º) y Pontevedra (37º) o la mínima de Vigo (29º). Estos episodios de calor son el fenómeno contrario a las olas de frío que tienen lugar prácticamente todos los inviernos con la llegada de masas de aire extremadamente frías procedentes de latitudes polares. Tanto unos como otros son habituales todos los años en la Península debido a la latitud, en una franja climática de transición y de frontera entre las regiones frías polares y cálidas subtropicales.

No obstante, hay que tener en cuenta que la temperatura del aire no coincide habitualmente con la sensación térmica real que perciben los habitantes de un territorio, ya que esta depende también de otras variables como la humedad, la velocidad del viento o la radiación solar. Un equipo del departamento de Geografía de la USC coordinado por Alberto Martí Ezpeleta y Dominic Royé investigó este efecto tomando como base diversas investigaciones en bioclimatología humana y en función del índice bioclimático de la Temperatura Fisiológica Equivalente (Pet), que utiliza variables meteorológicas y las del balance humano de la energía. En concreto, calcularon los valores máximos de la sensación térmica para Santiago, Vigo y Ourense entre los días 4 y 9 de julio y los valores medios máximos en el mes de julio.

Según sus comprobaciones, en Santiago y Ourense la sensación térmica superó casi todos los días los 45 grados. Por ciudades, en Ourense los días 6 y 7 la temperatura real máxima fue de casi 42º, pero la sensación térmica alcanzó los 50º. En Vigo, el día 8 la máxima fue de 34,8º, pero como la mínima fue de 29º la sensación térmica del día superó los 52º. En Santiago, las máximas de los días 6, 7 y 8 estuvieron entre los 36º y los 38º, pero la sensación térmica superó los 45º.

Los investigadores advierten además de los contrastes existentes entre las diferentes zonas de la geografía gallega, debidos fundamentalmente a la compleja orografía, a las distancias con el océano Atlántico y, en verano, a la latitud, que provoca contrastes térmicos entre los territorios del norte y del sur, con diferencias regionales de más de 20 grados.

Así, en las horas centrales de los días en julio las sensaciones térmicas medias más elevadas, superiores a 35 grados, se registraron en la mitad meridional de Galicia, alcanzando valores superiores a los 40 grados e, incluso, a los 45 en los valles interiores de los ríos Miño y Sil, así como en las depresiones interiores de Verín y Monforte.

Las sensaciones térmicas más bajas se registraron en las comarcas del norte de la región, más expuestas a los vientos frescos de componente norte y donde los valores no superan los 30 grados.

El equipo de investigación de la USC hace también una distinción en las ciudades. En este sentido, explican que con situaciones atmosféricas estables se dan las condiciones más adecuadas para que aparezca el fenómeno de «isla de calor» en el centro de las ciudades. Así, apuntan diferencias de hasta cinco grados en la misma ciudad en función de si nos acercamos o alejamos del centro urbano.

La sensación térmica en Galicia superó los 50 grados
Comentarios