El nuevo presupuesto, en el aire

La petición de un préstamo para el Concello de Sarria enfrenta a gobierno y PP

Los populares ven una "política errática de endebedamento". La alcaldesa dice que el presupuesto ya preveía este crédito

La concertación de una operación de préstamo por parte del Concello de Sarria ha suscitado las críticas del PP, que ve al gobierno inmerso en una "política errática de endebedamento". Mientras, la alcaldesa defiende que la petición de este crédito —cuya cuantía no precisa— ya se preveía en el presupuesto de 2015, aprobado durante el anterior mandato.

El grupo municipal del PP considera incoherente que el Concello solicite un préstamo para obras menores como las que se ejecutarán en el comedor del parvulario (13.000 euros) y, al mismo tiempo, acometa con fondos propios otros gastos "innecesarios".

"Non ten lóxica que acuda a un crédito para pequenos investimentos cando se acaba de recuperar a cea de Nadal ou cando se gasta en renovar o mobiliario urbano retirando outro que xa había", dicen los populares, en clara alusión a la sustitución de los bolardos del bulevar de la calle Calvo Sotelo.

En su opinión, la gestión del comedor del parvulario realizada por el gobierno sarriano fue "un auténtico despropósito" desde sus inicios. "Primeiro díxose que era imposible facer as obras para o inicio do curso, despois optouse por unha solución provisional e agora pídese un préstamo. Para esa viaxe non facían falta estas alforxas", afirma el PP.

Si la solución final pasaba por un crédito, añade, este pudo haber solicitado hace ya "seis meses", lo que permitiría coordinar las obras en el parvulario con los períodos sin clase. "Hai unha alarmante falta de planificación e un descontrol absoluto", concluye el principal partido de la oposición.

Por su parte, la alcaldesa se muestra sorprendida por las críticas de los populares dado que ellos "sabían perfectamente que estaba previsto solicitar un crédito". Tanto es así, argumenta Pilar López, que esta medida figuraba en los presupuestos de 2015 —todavía en vigor—, los cuales fueron aprobados bajo el mandato del PP.

Según su versión, la mayor parte de las obras contempladas en el capítulo de inversiones iban con cargo a un préstamo bancario, todavía de mayor importe al que acaba de solicitar el grupo de gobierno. Y ello porque el Concello tiene problemas "de liquidez".

"O único que fixemos foi priorizar aquelas obras que nos parecían máis importantes, de xeito que, por exemplo, cambiamos 20.000 euros dunha partida de saneamento que non chegaba para nada e priorizamos o comedor do parvulario", señala la regidora, quien niega descontrol en la gestión y sostiene que el gobierno actúa "con cabeza e con crédito".

Más en Noticias
Comentarios