domingo. 25.07.2021 |
El tiempo
domingo. 25.07.2021
El tiempo

La Ora y la grúa eran agencias de empleo para los enchufados de políticos y policías locales

La grúa remolca una patrulla. (Foto: EP)
La grúa remolca una patrulla. (Foto: EP)

La jueza instructora de la operación Pokemon, Pilar de Lara, dibuja en el sumario una situación en torno a las empresas concesionarias de la Ora y la grúa que las sitúa como auténticas agencias de colocación para enchufados tanto de políticos como de policías locales, a los que interesaba tener contentos precisamente para asegurarse una buena colaboración.

En estas circunstancias, Javier Reguera era la persona con la que había que hablar, el hombre en la calle. Este funcionario del Concello basaba su poder en su estrecha relación con el entonces todopoderoso concejal Francisco Fernández Liñares, supuesto muñidor para que ambos contratos públicos recayeran en las empresas Doal y Cechalva, una controlada por el grupo Vendex a través de José María Tutor y la otra encabezada por Manuel Santiso. Pero el gran nexo de unión entre ellas era Reguera, encargado de Doal y, a la vez, socio en la sombra de Santiso en el negocio de la grúa.

FIDELIDAD
Antes Reguera que el bus urbano

Un testigo que fue conductor de la Ora relata como en una ocasión desde la centralita de la Policía Local le pidieron que saliera a retirar un coche que impedía el paso del autobús urbano.

Acompañado por una policía local, estaban a punto de llegar al lugar cuando la agente recibió la llamada de Reguera, advirtiendo de que en una plaza reservada para minusválidos que hay en la zona donde él trabajaba había aparcado un coche sin autorización. La policía decidió que mejor dejaban el autobús y se iban a por el otro coche, porque «ya sabes como se pone Javier». «Y es verdad», reafirma el testigo, «porque si no le hacías caso Javier te podía amargar la existencia».

Consiga AQUÍ la información completa

La Ora y la grúa eran agencias de empleo para los enchufados de...
Comentarios