Piezas: Su destino y la opción del museo siguen en el aire

La madera del galeón hundido en la ría de Ribadeo dará pistas de sus orígenes

Los miembros de ForSEAdiscovery creen que las cuadernas del barco pueden aportar información que por el momento se desconoce
Un buzo, inspeccionando el Santiago
photo_camera Un buzo, inspeccionando el Santiago

Los componentes del proyecto ForSEAdiscovery que investigan el galeón Santiago, hundido en la ría de Ribadeo, creen que una vía de estudio interesante que es necesario realizar con el barco es todo lo que pueden aportar los propios tablones del pecio, que por el momento no fueron investigados a fondo. 

En un artículo publicado por Beñat Eguiluz se indica que tras sumergirse en la ría pudo comprobar que en la embarcación todavía hay una gran cantidad de madera tratada "que podría proporcionar más información sobre el origen de la nave, maderas, bosques y especies de árboles que forman su estructura". Todas estas cuestiones son hasta el momento un misterio y contribuirían a aportar una gran cantidad de luz sobre el trabajo realizado en la construcción de estos buques de grandes dimensiones en la España del siglo XVI con todo lo que luego podría derivarse de ello. 

En el artículo de Beñat Eguiluz se aporta también información del historiador José Luis Gasch-Tomás en la que se hace un recorrido por la historia sí conocida del Santiago. El historiador indica que en 1596 formó parte de la llamada ‘Flota del Socorro de Irlanda’, que sufrió numerosos reveses vinculados a la mateorología. 

"No había suficiente comida en un pueblo tan pequeño para tantos soldados de las tres naves. Por esta razón, el alcalde de Ribadeo ordenó que se recogiese grano en los pueblos de los alrededores"

En su caso, tuvo que fondear acompañado de un tipo de buques de carga que se encargaban de llevar a marineros y soldados. El naufragio fue en 1597 y Gasch-Tomás explica que fue un naufragio en el que en realidad la embarcación quedó al descubierto por encima de su línea de flotación, con lo que no falleció nadie. 

Sin embargo, había miles de personas que pasaron a ser asistidas por los habitantes de Ribadeo, y los llevaron a esta localidad. Pero una vez pasado el momento del naufragio con final feliz enseguida se comprobó que "no había suficiente comida en un pueblo tan pequeño para tantos soldados de las tres naves. Por esta razón, el alcalde de Ribadeo ordenó que se recogiese grano en los pueblos de los alrededores para ser molido y cocido para hacer pan para estos soldados y marinos agotados y enfermos". 

CARACTERÍSTICAS. El Santiago tenía 32 metros de eslora en su cubierta más baja, lo que lo convierte en una embarcación impresionante no solo para los cánones del siglo XVI, sino también para los actuales. 

Beñat Eguiluz no duda en calificarlo directamente como "un coloso de los mares que no se ve comúnmente en la España del siglo XVI. Pero, lamentablemente, nada puede permanecer para siempre, y las estructuras superiores del galeón fueron destruidas por las olas y las corrientes en la ría". Su estado de conservación actual, aún así, es excelente.

Comentarios