Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

La gastronomía monfortina atrae a los paladares más exigentes de China

Ana Chou, responsable de la delegación china, en la finca monfortina Balboa, de Galcarnes. TOÑO PARGA
Ana Chou, responsable de la delegación china, en la finca monfortina Balboa, de Galcarnes. TOÑO PARGA

La gastronomía de la Ribeira Sacra, y en concreto la de Monforte, no solo despierta los paladares gallegos y del resto de España, sino que también del extranjero, entre ellos los de Hong Kong, desde donde la semana pasada se desplazó a la ciudad del Cabe un grupo de cocineros de la prestigiosa cadena de restauración King Parrot para conocer los platos básicos de la cocina de la zona.

Los hongkoneses estuvieron en Monforte durante una semana gracias a una invitación que le realizó la empresa Galcarnes, de la que salen los chuletones de buey conocidos como los mejores del mundo, según los expertos en gastronomía que trabajan en prestigiosos medios como The Guardian y The Time.

La delegación estuvo en la finca de Galcarnes, donde los bueyes tienen las condiciones más idóneas para llegar a producir esa carne con infiltraciones de grasa que la hacen única e inconfundible.

Las instalaciones de la empresa y el cuidado de los animales no hicieron más que ratificar el alto nivel de calidad de los chuletones. Con la visita quedaron colmados muchos de los sentidos de los miembros de la delegación, pero era necesario degustar algunas de las piezas. Para ello se fueron al restaurante La Polar, donde probaron la carne preparada con todo rigor gracias a la experiencia del hostelero Julio Méndez.

«Comieron varios chuletones, pero como vinieron tanto por la mañana como por la noche, quisieron probar prácticamente todos los platos de la carta, de la que quedaron asombrados por su gran variedad y calidad. Les encantó e incluso querían que les pusiéramos la mayor variedad posible en una mesa para probar de todo», apuntó Julio Méndez.

El hostelero monfortino quedó asombrado por el interés de la delegación en conocer todos los detalles de los platos, de los productos con los que se elaboran y de las técnicas de preparación, de las que tomaron numerosas notas.

«Venían a probar los chuletones y se sorprendieron también de los callos y de las mollejas, así como de otras elaboraciones que caracterizan a La Polar. Preguntaban por todo. Un día, aunque hacía frío, quisieron comer en la terraza para conocer qué sensación ofrecía», apostilló Méndez.

Chuletones de 1,5 kilos a 220 euros

Los chuletones que Galcarnes distribuye en Hong Kong tienen un peso de 1,5 kilos y se venden a un precio de 220 euros, por lo que se considera muy por encima en ocasiones de otras carnes que hasta ahora tienen más nombre que las gallegas a nivel mundial. Su salida al exterior se debe al buen hacer de la familia monfortina que mantiene Galcarnes y que un buen día fue reconocida por un ejecutivo vigués con contactos de exportación a Hong Kong. Tras probar las piezas de Galcarnes comenzó a exportarla a China, donde se le conoce como el Ferrari de las carnes. En breve también se adentrará en Estados Unidos.

Proceso

Los de King Parrot no solo conocieron el proceso de alimentación de los bueyes, sobre todo con forraje natural y al aire libre, sino que también apuntaron con todo detalle desde la maceración de la carne hasta su cuidad preparación en la cocina para evitar pérdidas de sabor y textura.

La gastronomía monfortina atrae a los paladares más exigentes de China
Comentarios