Lunes. 17.12.2018 |
El tiempo
Lunes. 17.12.2018
El tiempo

La Fundación Tor provoca una bronca entre la Xunta y la Diputación

La convocatoria de una reunión de la Fundación Pazo de Tor provocó este miércoles un encontronazo, vía comunicados oficiales, entre la Consellería do Medio Rural y la Diputación de Lugo, dos entes que participan en esta fundación que gestiona el Centro Superior Cinegético y Piscícola de Galicia (con sede en Monforte de Lemos). Mientras el departamento autonómico acusó de “juego sucio” y “deslealtad institucional” al ente provincial, éste replicó recordando que la consellería tiene una deuda con la fundación.

Medio Rural acusó al presidente de la Diputación de Lugo, el socialista José Ramón Gómez Besteiro, de recurrir al "juego sucio" para evitar que este departamento de la Xunta de Galicia asuma la presidencia de la Fundación Pazo de Tor, como le corresponde por el acuerdo alcanzado entre ambas administraciones, que establece mandatos rotatorios.

El titular de Medio Rural, Samuel Juárez, criticó la "deslealtad institucional" del propio Gómez Besteiro, al convocar un pleno de la citada fundación para este jueves, 11 de febrero, a pesar de que su tiempo en la presidencia de dicha entidad terminó el día 1 de enero, fecha en la que tenía que haber comenzado el mandato del propio conselleiro. Además de "atribuirse un derecho que no le corresponde, pues ha vencido el plazo de su presidencia rotatoria", el conselleiro opina que el comportamiento de Gómez Besteiro ha sido "especialmente desleal", por convocar un pleno de la citada fundación precisamente en jueves, justo el día que se reúne, "desde hace muchos años", el Consello de la Xunta de Galicia.

Subrayó que "otro ejemplo más de juego sucio" lo representa el hecho de que "sólo un patrono" de los designados por Medio Rural tomase posesión de su cargo, porque las últimas convocatorias se hicieron "siempre con prisa y utilizando todo tipo de recursos para que los representantes de la consellería no pudiesen ejercer sus derechos".

La gota que ha colmado el vaso, según la Xunta, ha sido el comportamiento exhibido por el equipo de Gómez Besteiro este miércoles, al anular una reunión prevista con representantes de Medio Rural mediante un fax y sólo unos minutos antes de la hora señalada, "sin ofrecer explicaciones", cuando dos altos cargos de la consellería, que venían de Santiago de Compostela, ya estaban entrando en la capital lucense.

Medio Rural subraya que en los últimos meses ha mantenido un "prudente silencio" ante "las noticias inexactas, por decirlo de manera sutil" que han sido vertidas por la Diputación de Lugo sobre la fundación. Sin embargo, considera que lo sucedido en las últimas horas es algo diferente, porque "una cosa son la inexactitud y la falta de colaboración, siempre lamentables, y otra bien distinta la ilegalidad en las convocatorias, la falta de respuesta ante las numerosas llamadas internas a la lealtad o el desprecio a dos altos cargos" de la Administración autonómica.

Una deuda de medio millón
El gobierno provincial bipartito replicó pocas horas después que la Consellería de Medio Rural no puede hablar de "cooperación estrecha" con Diputación de Lugo cuando le debe 523.031 euros a la Fundación Pazo de Tor, una cantidad que le fue reclamada por el patronato el 24 de septiembre de 2009 y el 4 de febrero de este mismo año, dado que las obligaciones derivadas de su funcionamiento (pago de salarios y gastos de mantenimiento) fueron amortizadas "única y exclusivamente" con las aportaciones de la institución provincial.

La institución provincial recuerda que convocó tres reuniones del patronato de la fundación desde el junio del pasado año, pero solamente el jefe territorial de Medio Rural, Ramón Carballo, tomó posesión de su cargo, porque ninguno de los otros dos patronos designados por la consellería, entre ellos el propio Juárez, "comparecieron" o "disculparon su ausencia".

En la misma línea, el gobierno bipartito dejó claro que "la pretendida nulidad" de la convocatoria de pleno para este 11 de febrero carece de fundamento jurídico, dado que los estatutos de la propia fundación establecen que "le corresponderá al vicepresidente realizar las funciones del presidente en los supuestos de vacante, ausencia o enfermedad".

La Fundación Tor provoca una bronca entre la Xunta y la Diputación
Comentarios