Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo

La excavación realizada en Penaparda confirma que es un yacimiento romano

Los arqueólogos trabajan en la cata descubierta
Los arqueólogos trabajan en la cata descubierta
Los arqueólogos concluyen una campaña fructífera y esperan que el análisis del material extraído de la cata realizada en la zona arroje luz sobre este importante campamento

Tras casi una semana de trabajo de campo en el yacimiento arqueológico de Penaparda, en A Fonsagrada, los arqueólogos del colectivo romanarmy.eu concluyen una campaña que permite confirmar la hipótesis inicial —formulada gracias a una fotografía aérea realizada con la tecnología Lidar por el arqueólogo asturiano Andrés Menéndez en el 2015— que ya sopesaba que se trataba de un gran campamento romano. "Sobre el terreno podemos apreciar la delimitación de esta fortificación y la extensión de su muro perimetral con forma rectangular, con las esquinas circulares y que en su conjunto recrea la imagen de una carta, un as de oros, como nosotros lo denominamos", explica José Manuel Costa, arqueólogo del colectivo que organiza la excavación y miembro de la USC.

Los expertos confirman que se trataría de un campamento de la época romana porque posee dos entradas levantadas en forma de "clavícula" hacia el interior del refugio. "Es uno de los elementos más distintivos para poder catalogar una estructura defensiva de aquella época. Esta colocación servía para proteger las puertas de un ataque, pues por el lado izquierdo sería dónde los enemigos llevaban el escudo y con esta construcción, la parte derecha del cuerpo les quedaría vulnerable. Se trata de un sistema que ingeniaron y que solo utilizaban los romanos. Es inconfundible", explica Costa.

Una vez comprobada la silueta del yacimiento in situ, los arqueólogos se afanaron por retirar cuidadosamente la tierra y sacar a la luz lo que se escondía debajo de ese terreno que durante años fue cultivado por los lugareños sin sospechar el tesoro que se escondía bajo sus pies.

PRIMEROS RESULTADOS. La pequeña cata arqueológica que los investigadores hicieron sobre un terreno que abarca más de diez hectáreas permite apreciar las piedras que conformarían el parapeto defensivo, así como un pequeño desnivel en el que se ubicaría el foso. "El diseño de los campamentos romanos era siempre igual y los soldados lo levantaban en un solo día", relata el arqueólogo.

Quien confirma que también sospechan que, en concreto, este asentamiento era temporal. "Puede que lo levantaran incluso para pernoctar una sola noche. A pesar de que nos pueda parecer que levantar un muro era un esfuerzo enorme los romanos eran muy metódicos y lo hacían como algo habitual", relata Costa. Además, precisa que será bastante difícil encontrar algún tipo de material de aquella época ya que solían portar utensilios básicos y fáciles de trasladar para llevárselos de un asentamiento a otro y antes de marcharse destruían el muro de piedra "para no dejar pistas a los enemigos", relata Costa.

PRÓXIMOS PASOS. Los seis investigadores que trabajaron sobre el yacimiento de Penaparda estuvieron durante estos días recabando pequeñas muestras del terreno que posteriomente serán analizadas y arrojarán más luz sobre la historia del campamento, que a su vez, ayudará a esclarecer cómo fue la invasión romana en el noroeste da la Península. "Estamos muy satisfechos de los resultados obtenidos. Nuestro objetivo ahora será intentar datar el yacimiento", remarcan los expertos. "Tenemos previsto además hacer un recorrido del terreno con un dron para sacar imágenes y mediante la técnica de la fotogrametría haremos un mapeado tridimensional que ayudará a explicar lo que hemos descubierto de forma más sencilla", explican.

Aunque el trabajo de campo ya ha finalizado, a los investigadores aún les queda mucho trabajo por delante para lograr arrojar más luz sobre esta joya arqueológica escondida en terrenos fonsagradinos y asturianos.

La excavación realizada en Penaparda confirma que es un yacimiento...
Comentarios