La Diputación de Lugo nombra secretario al titular de esa plaza en Betanzos

El ente tuvo que cubrir el puesto por un fallo judicial y el funcionario, Cristóbal Víctor Fraga Bermejo, tiene un mes para incorporarse

El presidente de la Diputación de Lugo, el socialista Darío Campos, ha nombrado secretario general de la entidad a Cristóbal Víctor Fraga Bermejo, que hasta ahora ocupaba este cargo en el Ayuntamiento de Betanzos. Con esta decisión, la Diputación cumple con el fallo judicial que la obligaba a resolver el procedimiento de selección de un nuevo secretario, que había quedado desierto.

Tras el nombramiento por parte del presidente de la Diputación, el decreto tiene que ser publicado por la Dirección General de la Administración Local en el Boletín Oficial del Estado (Boe). A partir de ese momento, el nuevo titular de la secretaría general de la Diputación tendrá un plazo de un mes para incorporarse al cargo. 

Mientras tanto, el secretario adjunto de la Diputación, José Antonio Mourelle Cillero, continuará desarrollando las funciones del titular de forma provisional como hace desde 2013. Fuentes próximas al procedimiento aseguran que el nuevo secretario se encontraba en el Ayuntamiento de Betanzos en condición de prórroga laboral voluntaria, ya que ha superado en dos años la edad de jubilación. Además, afirman que en la actualidad se encuentra de baja por razones de salud, por lo que la sustitución de Cillero podría prolongarse mucho tiempo. 

Al concurso, se había presentado otro candidato, José María Vázquez Pita, secretario del Ayuntamiento de Outeiro de Rei y doctor en Derecho, que ejerció, además, el cargo durante los tres meses que la popular Elena Candia presidió la Diputación. 

En las bases del procedimiento abierto para elegir al nuevo secretario de la Diputación se incluyó una cláusula que advertía de que podría quedar desierto si el jurado lo creía oportuno, incluso aunque los aspirantes cumpliesen los requisitos exigidos. Así fue y, en febrero de 2013, la Diputación declaró desierta la convocatoria y no adjudicó la plaza de forma definitiva, sino que la cubrió por procedimiento de libre designación. El Colegio Oficial de Secretarios de A Coruña presentó un recurso contencioso- administrativo contra las bases de la convocatoria, concretamente, contra el punto que permitía dejarla desierta. Argumentaban que vulneraban los principios de proporcionalidad y libre concurrencia. El juzgado Contencioso-Administrativo 2 de Lugo admitió el recurso, apuntando que la cláusula recurrida introducía "arbitrariedad en la disposición administrativa". Por lo tanto, obligó a la Diputación a retomar el procedimiento y hacer un nombramiento definitivo.

Comentarios