Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo

La destilería Oreta Xida de Chantada inicia de nuevo su actividad después de estar diez años paralizada

Parte de las instalaciones de la destilería existente en Vilaúxe, en Chantada
Parte de las instalaciones de la destilería existente en Vilaúxe, en Chantada
La cooperativa, formada por seis vecinos, tiene todo listo para acoger el bagazo y elaborar aguardientes artesanales

La destilería tradicional que lleva por nombre Oreta Xida, ubicada en la localidad de Vilaúxe, en el municipio de Chantada, ha recuperado la actividad tras diez años de parálisis debido a que los promotores de la iniciativa tuvieron, poco después de iniciar el proyecto, que cerrarla por problemas económicos y recurrir a un concurso de acreedores.

Los nuevos responsables de las instalaciones, seis industriales chantadeses, la mayoría de ellos vinculados al mundo del vino, tienen ya todo preparado para recoger los primeros bagazos y obtener aguardiente de ellos.

Ha tenido que pasar algo más de un año desde la adquisición del complejo por esta media docena de industriales para poder echar a andar la instalación.

Según explicaron los involucrados en el nuevo proyecto de Oreta Xida, fue necesaria una puesta a punto de las instalaciones, un trabajo que se prolongó en el tiempo por su complejidad. Ahora el reto es elaborar y vender una línea de destilados artesanales de alta calidad para acceder a los mercados más exigentes.

TRADICIÓN. Juan Miguel Vázquez Fortes es el gerente de la nueva Oreta Xida, quien anunció que la idea es relanzar el aguardiente tradicional, alejándose de aquellas que se comercializan con alcoholes compuestos y que solo tienen, como máximo, un cinco por ciento de aguardiente.

"Nós queremos facer auténtica augardente, destilada en alambiques e alquitaras e nas que empregaremos bagazo da Ribeira Sacra", destacó el gerente.

Así, además de la aguardiente blanca, elaborarán de hierbas y licor café, pero también estudian la posibilidad de confeccionar una ginebra, siguiendo el paso dado años atrás por el empresario chantadés Juan Méndez, de la bodega Vía Romana, quien sacó al mercado con notable éxito una ginebra bajo el nombre de Nordés.

El proyecto de Oreta Xida no incluye solo la elaboración y venta de aguardientes. También tiene un enfoque turístico. Sus impulsores pretenden abrir las instalaciones a las visitas, hacer recorridos y degustaciones como ahora ocurre con algunas bodegas del vino. Así, el turista podría conocer los procesos de elaboración artesanal de aguardiente.

En cuanto al nombre de la destilería, los actuales propietarios decidieron mantener el elegido por sus antecesores. Oreta Xida significa agua bonita en la lengua del gremio de los canteros de Pontevedra.

La destilería Oreta Xida de Chantada inicia de nuevo su actividad...
Comentarios