Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo

La costera del bonito se cierra para España al agotarse la cuota

Pelágicos franceses en el puerto de Celeiro, la semana pasada
Pelágicos franceses en el puerto de Celeiro, la semana pasada
Arrastreros pelágicos galos, que aún pueden pescar, recalaron estos días en Celeiro, donde realizaron contadas descargas

Los barcos españoles no podrán capturar bonito del norte a partir del viernes al agotarse la cuota de 14.981 toneladas de las que disponía España. Sin embargo, por el momento no se tienen noticias de que la flota pelágica francesa, que faenaba en las últimas semanas en aguas costeras cercanas a A Coruña y Estaca de Bares, haya agotado su cuota, que es de tan solo 6.771 toneladas. Por lo tanto, los franceses podrán seguir pescado el bonito hasta agotar su cupo o cuando el pescado desaparezca del caladero.

Estos arrastreros franceses han recorrido prácticamente todo el Cantábrico y parte del Noroeste durante esta campaña, algo que vuelve a preocupar a la flota artesanal, ya que además de embalar el pescado que deja de comer en las artes de pesca sostenible, los pelágicos producen importantes cantidades de descartes tanto de bonito como de otras especies, capturando además mamíferos marinos. Una situación que debería tener muy cuenta la UE y su nueva Política Pesquera Común.

La flota pelágica se ha podido ver unas cuantas jornadas en el puerto de Celeiro, donde descargaron en contadas ocasiones. Los barcos franceses que pescan bonito descargan sus capturas, sobre todo en lonjas del País Vasco, como Ondarribia o Pasajes, además de hacerlo en sus puertos base de Francia, desde donde transportan el bonito a conserveras españolas en camiones, ya que la calidad del pescado no suele ser la apropiada para la venta en fresco.

Mientras que la Administración española prohibe el arrastre pelágico en sus aguas a la flota nacional, al considerar que la manera sostenible de pescar bonito es con el uso de la cacea o del cebo vivo, Bruselas permite la pesca de pelágicos en estas aguas cercanas a la costa en una competencia desleal con la flota artesanal. La práctica totalidad de la flota mariñana ya dio por finalizada la campaña hace días.

La costera del bonito se cierra para España al agotarse la cuota
Comentarios