Juzgan a una nonagenaria por conducir con tasa de alcohol de 0,70 y sin carné

La mujer circulaba por una carretera de Cervo ► El fiscal pide que pague una multa de 3.000 euros

Quedó suspendido el juicio que iba a celebrarse en Lugo contra una acusada de 93 años a la que una patrulla de Tráfico identificó de madrugada, en febrero de 2015, conduciendo un turismo BMW 320D, CTS "sin haber obtenido nunca el permiso de conducción". El ministerio fiscal también recoge en su informe que tampoco podía conducir en plenas facultades puesto que arrojó una tasa de alcoholemia de 0,70 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. 

Los agentes localizaron a la conductora en torno a las cinco y cuarto de la madrugada del pasado 1 de febrero de 2015 cuando circulaba por una vía de servicio contigua a la N-642, entre Porto y San Cibrao, en un lugar que pertenece a Cervo. Dos horas después fue cuando arrojó la citada tasa de alcohol, superior al máximo permitido. El informe del fiscal añade que tras practicársele el test, tuvo que ser trasladada al Hospital da Costa de Burela por un desmayo en gran parte sobrevenido por el índice de alcohol en sangre. Sin embargo, la acusada rechazó someterse a la prueba de contraste. 

Ella respondió como autora principal de varios delitos contra la seguridad vial de los que se le acusaba y por los que el fiscal pide que pague una multa de unos 3.000 euros, es decir, seis euros al día durante 15 meses. 

Sin embargo, se da la circunstancia de que el coche era propiedad del hombre que la acompañaba aquella noche en el vehículo. Él le habría prestado el turismo a sabiendas de que la mujer carecía del carné de conducir. Pese a presentar también él síntomas de embriaguez, según los informes policiales, no quiso ser sometido a ninguna prueba de alcoholemia. Respondió como cooperador necesario de los hechos imputados. El juicio se suspendió.

Comentarios