viernes. 21.02.2020 |
El tiempo
viernes. 21.02.2020
El tiempo

Juegos de sillas en el año de la repetición de las elecciones

Criado y Baamonde, en la toma de posesión del primero como alcalde
Criado y Baamonde, en la toma de posesión del primero como alcalde
Agustín Baamonde regresó a la alcaldía de Vilalba, el xermadés Tomás Rodríguez dijo adiós y en Guitiriz se renovaron dos caras

Agustín Baamonde, Gerardo Criado, Sandra Vázquez, Jesús Vivero y Amador Guerra, (Vilalba); Tomás Rodríguez y José Luis Otero (Xermade); Ana Broz, Jordi Blengua, Roberto Sanmartín y Mónica Vázquez (Guitiriz); Jéssica Fernández Polo y María Chao (As Pontes); Ana Martínez (Abadín) y Antonio Iglesias (Castro de Rei) son los nombres propios de las corporaciones locales que han marcado la actualidad política de 2016 por unas u otras razones.

En el año en la que por primera vez los españoles tuvieron que acudir a las urnas en una segunda ocasión para elegir el gobierno de la Nación ante la incapacidad de los políticos de llegar a acuerdos de mínimos y en el que Alberto Núñez Feijóo confirmó su supremacía en Galicia, la política local también ha tenido su buena dosis de baile de sillas, alguno de ellos directamente relacionado con el resto de comicios.

Hace poco más de año y medio de las elecciones municipales, pero el repaso de caras ofrece importantes cambios y son varios los municipios afectados. Sin duda, el juego de sillas más comentado es el de Vilalba, en donde una jugada en tres procesos electorales distintos acabó con Agustín Baamonde Díaz recibiendo otra vez el bastón de mando municipal una década después de cedérselo al encargado de devolverlo, Gerardo Criado Guizán.

La jugada se gestó, como mínimo, a lo largo de un año y con Sandra Vázquez como pieza clave. La joven política, que aparecía por primera vez en una lista electoral en las locales de mayo 2015, fue la elegida para sustituir en el Senado al cospeités Armando Castosa como representante chairega en las elecciones generales de diciembre de 2015. Y su sustituto no era otro que el alcalde de Vilalba, Gerardo Criado.

Vázquez cumplió los pronósticos y salió elegida, tanto el 20D como el 26J, pero casi sin tiempo para aprender para qué sirve la Cámara Alta fue incluida como número 5 de las listas del PP por Lugo para las autonómicas.

El puesto le garantizaba la elección y abría la puerta al cambio de alcaldía de Vilalba, lo que se consumó en apenas dos semanas frenéticas. Criado tomaba posesión como senador el 18 de octubre y el 27 ponía fin a más de una década en la alcaldía.

Entre medias, el Parlamento gallego se constituía el 21 de octubre con Sandra Vázquez en el equipo de Feijóo -otros con ADN chairego en O Hórreo son Olalla Rodil (BNG), Jaime Castiñeira (PP) y Xosé Luis Rivas Cruz, Mini (BNG)-. Finalmente, el 2 de noviembre se cerraba el círculo al tomar posesión Baamonde como regidor. Este parecía el relevo lógico para Criado, por su experiencia y por ser el número dos, puesto que curiosamente ocupaba por primera vez en las listas locales.

Y para la anécdota queda la alcaldía accidental que ostentó Patricia Teijeiro, por ser la primera teniente de alcalde, en los pocos días que pasaron entre la dimisión de Criado y el nombramiento de Baamonde.

DESPEDIDAS. Este fue el cambio de sillas más comentado en la capital chairega, pero no el único del equipo de gobierno, que en marzo debía recomponerse de la dimisión de otro de sus ediles debutantes, Jesús Vivero, sustituido por el empresario Amador Guerra.

No solo el baile de caras de Vilalba copó titulares, pues en Xermade han dicho adiós a un histórico. El exalcalde popular Tomás Rodríguez, que perdía sorpresivamente para muchos la alcaldía en mayo de 2015, acudía por última vez a una sesión plenaria de Xermade el 14 de abril, en la que se despedía de sus vecinos y compañeros con un emotivo discurso con el que ponía fin a una larga trayectoria de la que destacan sus doce años como regidor. Su puesto como portavoz pasó a Antonio Riveira y José Luis Otero lo sustituye en las filas del PP.

Guitiriz también ha tenido su dosis de cambios. El último ha sido en las filas del PP, donde su número dos, Roberto Sanmartín, presentaba su dimisión hace un mes, al saltar la polémica tras las quejas de los taxistas al considerar que les hacía competencia desleal. Su silla la ocupará Mónica Vázquez, la quinta de la lista.

Y el año en Guitiriz se cierra tal y como se abría, con otro cambio de caras, esta vez en las filas de los debutantes Compromiso por Guitiriz, formación fundada para concurrir a las elecciones de 2015. Su cabeza de lista y única edil, Ana Broz, dimitía en enero aduciendo que no podía compatibilizar su trabajo, fuera de Guitiriz, con la labor política. El número dos de la lista, Jordi Blengua, ocupaba en marzo la silla vacante. No ha sido el único cambio de la nueva formación, que en septiembre decidía dejar el paraguas de Compromiso por Galicia, pasando Blengua a ser concejal no adscrito.

También ha desplazado su silla a esta misma categoría la edil de Abadín Ana Martínez, a la que sus desavenencias con el alcalde, José María López Rancaño, la llevaron a abandonar el equipo de gobierno popular, una decisión materializada en el pleno del 6 de mayo.

Razones personales, y no políticas, han motivado la renovación en otro de los partidos debutantes en 2015. La concejala Jéssica Fernández Polo, de la plataforma vecinal Xuntos por As Pontes, oficializaba su dimisión a principios de noviembre y María Chao, número cuatro de esta plataforma vecinal que cuenta con dos prepresentantes, ocupó su lugar.

El cambio más triste es el registrado en Castro de Rei, donde el edil Antonio Iglesias fallecía el pasado 11 de noviembre a los 68 años, víctima de una enfermedad. Su vacante en el grupo de gobierno está previsto que la ocupe la siguiente en la lista, Edita Sinde.

Juegos de sillas en el año de la repetición de las elecciones
Comentarios