Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

Los jueces lucenses ordenaron 339 retiradas de carné durante el pasado año

En 28 casos, el permiso fue suspendido por más de dos años, lo que implica que el conductor tiene que hacer un examen para recuperarlo

Los jueces lucenses ordenaron durante 2017 un total de 339 retiradas de carné a conductores que fueron condenados por algún delito contra la seguridad vial. Excesos de velocidad, alcohol y drogas al volante, o conducción temeraria son algunas de las conductas que ponen en peligro a los usuarios de las carreteras y que, a juzgar por los datos estadísticos, continúan siendo habituales en la red viaria de la provincia de Lugo.

Según los datos facilitados por la jefatura provincial de Tráfico, a lo largo del pasado año un total de 339 lucenses se quedaron durante varios meses sin el permiso de conducir por orden de un juez y en la gran mayoría de los casos, en concreto 311, la suspensión del permiso fue por un periodo inferior a dos años.

Esto supone que, cumplida su pena, estos conductores pudieron recuperar su carné con los mismos puntos que tenían cuando se lo retiraron —ya que por la vía Penal no se pierden puntos— y volver a conducir sin tener que realizar ninguna otra gestión.

Sin embargo, el Código Penal estipula que cuando la retirada judicial es superior a 24 meses, el conductor pierde la vigencia del permiso de circulación. El año pasado, 28 lucenses se vieron en esta situación.

Por vía administrativa perdieron el carné 141 conductores tras perder todos los puntos, 38 más que el año anterior

En estos casos, el conductor tiene que hacer un curso específico de reeducación vial para recuperar el carné y puede realizarlo mientras cumple la condena. Así, saldadas sus deudas con la Justicia, el condenado podrá volver a ponerse al volante de su turismo.

Estas pruebas son diferentes a las que tienen que realizar los conductores que se quedan sin carné por haber perdido todos los puntos por vía administrativa.

PUNTOS. Desde la jefatura provincial de Tráfico de Lugo explican que el año pasado 141 lucenses se quedaron sin el permiso tras agotar todos los puntos. Esta cifra supone un incremento con respecto a 2016, cuando se tramitaron 103 suspensiones por este motivo. El año anteriorse contabilizaron 134 casos.

Estos conductores también tienen que superar un curso de reeducación vial para poder recuperar su permiso.

Es importante tener en cuenta que conducir sin puntos en el carné o con él retirado no es una cuestión baladí, ya que se considera delito. Esto implica que el conductor puede ser condenado a penas de entre seis meses y dos años de cárcel, multa de 12 a 24 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días. De este modo, no conviene saltarse las reglas, ya que lo que empieza como una infracción administrativa puede acabar con antecedentes penales en el historial del conductor.

Los jueces lucenses ordenaron 339 retiradas de carné durante el...
Comentarios