Javier Vargas: ''Mi vida podría resumirse con tres simples palabras: blues, guitarra y carretera''

El II Festival Jazz Blues que acoge Ribadeo este fin de semana cuenta con un cartel de lujo encumbrado por la banda que dirige este hispanoargentino. Tras muchas vueltas por el mundo y colaboraciones con gente como Santana o Calamaro, ahora lleva el timón de la VBB, que toca el sábado, a las nueve y media.

 

la vida sin música no es vida. Así debió pensar Javier Vargas (Madrid, 1958) cuando vino al mundo. Hijo de emigrados españoles en Argentina, fue allá donde se crió desde los nueve años y donde comenzó a dar sus primeros pasos -dentro del escenario-. Este fin de semana se acercará hasta el auditorio Hernán Naval para deleitar al público con su guitarra y su banda.

Todo gran árbol echa sus raíces en algún lado. ¿Y las suyas?

Con madre madrileña y padre gaditano, yo puedo decir que me crié en Argentina. Aunque en general mis raíces son del sur de España, también tengo mucha familia en Sudamérica y Norteamérica. Variedad, como mi música.

¿Cómo empezó en el mundo de la música?

Comencé a tocar en Mar de Plata a finales de los 60 con amigos. Nos reuníamos en un garaje a tocar todas las tardes. A todos nos gustaba el blues y el rock. Poco a poco fuimos montando el que fue mi primer grupo. Hacíamos versiones de gente como Cream o Jimi Hendrix.

Pronto se fue a estudiar a USA.

Cierto, cuando mi familia emigró de nuevo -a Venezuela- yo decidí que era el momento de dar un paso adelante con el tema de la música, aunque al final soy más bien autodidacta. Me dediqué a moverme en clubs con bandas y jam sessions, que es donde realmente encontré lo que buscaba. Me considero un músico de la vieja escuela.

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios