Iniciada la renovación de la traída en la Rúa Pardo Bazán de Monforte

El Ayuntamiento de Monforte, a través de la concesionaria del servicio municipal de aguas, inició la creación de una red de abastecimiento de agua en la Rúa Condesa Pardo Bazán para solucionar los problemas que sufre el vecindario desde hace varios meses. En las últimas semanas se sucedieron las roturas en las canalizaciones, lo que obligó a cortar el agua en momentos puntuales, al tiempo que provocó varias inundaciones en las viviendas.

Las obras se centran en la renovación de una parte de la red en la que se detectaron los problemas más recientes, en concreto, en la acera de los números impares. El alcalde, Severino Rodríguez, explicó que por el momento se empieza por esa zona y que cuando se acabe se estudiará la forma de abordar la renovación por la otra acera, aunque dependerá de las disponibilidades económicas del Ayuntamiento.

Los vecinos de la Rúa Condesa Pardo Bazán mostraron su satisfacción por el comienzo de los trabajos, si bien anunciaron que su demanda se refiere a toda la red de la calle. Al respecto anunciaron que impedirán la retirada de la maquinaria de la calle mientras no se renueven las cañerías que transcurren por la acera de los números pares.

Cuatro cortes

El vecindario sufrió cuatro cortes de abastecimiento a lo largo de la semana pasada a causa de reventones en las tuberías, lo que provocó la entrada de agua en varios bajos.

Ante la situación, los afectados dejaron patente su malestar y amenazaron con impedir cualquier reparación parcial hasta que el alcalde se personase en la zona para darles una solución definitiva a las continuas averías.

El regidor accedió a la petición y se personó en la calle a principios de la semana pasada para mantener una entrevista con los vecinos e indicarles que la renovación de la red se haría de inmediato. Ayer ya trabajaban dos operarios para instalar una red alternativa y poder colocar una nueva tubería.

Los reventones de cañerías en la Rúa Condesa Pardo Bazán, una transversal a la Rúa Morín, no son nuevas. La red está obsoleta -se creó hace unos 35 años- y en los últimos meses sufrió diversas averías que hasta el momento fueron subsanadas de forma puntual.

Las averías eran antes más espaciadas en el tiempo, pero la última sucesión de roturas hizo que la presión vecinal obligase al Ayuntamiento a abordar una actuación en profundidad.

Sin presión

La concesionaria del servicio municipal de aguas, la empresa Aqualia, optó estos días por reducir la presión de abastecimiento en la zona para evitar que se produjesen nuevos reventones.

La medida surtió efecto, pero muchas personas del barrio pusieron de manifiesto su malestar por el hecho de que algunos calentadores y sistemas de calefacción no se activan convenientemente cuando la presión del agua es escasa o cuando existe mucha demanda.

Más en Noticias
Comentarios