Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

OTRO CONTRATO: LA EMPRESA HARÁ LOS PROYECTOS DE MURAMIÑAE

Inca pide 2,8 millones de indemnización al no explotar la fábrica de la luz

Los inspectores de la Confederación Hidrográfica visitarán la fábrica de la luz el día 7 de noviembre
Los inspectores de la Confederación Hidrográfica visitarán la fábrica de la luz el día 7 de noviembre
La adjudicataria del proyecto de rehabilitación de la antigua estación hidroeléctrica registró ante el Concello de Lugo un proyecto en el que se valoran los daños y perjuicios por la rescisión del contrato en 1,2 millones y el lucro cesante en 1,6

La empresa asturiana Inca Servicios y Proyectos de Ingeniería Civil SA, adjudicataria de la rehabilitación y explotación de la fábrica de la luz de Lugo, presentó en el registro municipal un proyecto para valorar la indemnización que debería percibir por no poder explotar esta concesión y que eleva a 2,8 millones de euros.

En un amplio documento elaborado por una empresa externa y que fue presentado en el Concello el pasado 27 de octubre, Inca reclama 1,2 millones de euros por daños y perjuicios ocasionados por la rescisión del contrato, así como 1,6 millones por el lucro cesante al no poder explotar el aprovechamiento hidroeléctrico en el río Miño durante 38 años.

El proyecto de valoración de la indemnización que le pide Inca al Concello viene precedido de un escrito presentado el pasado 3 de agosto en el registro municipal en el que solicita la resolución del contrato que fue le adjudicado hace ya 9 años. En el documento se explicaba que la empresa "ha cumplido en tiempo y forma con todas sus obligaciones derivadas del citado contrato", al tiempo que se detallaban los "graves incumplimientos en los que ha incurrido el Consistorio en los últimos años" y que habrían imposibilitado que la concesionaria "haya podido estar en situación de explotar la concesión que le fue adjudicada".

Entre las razones por las que Inca justifica la resolución del contrato figuraba "el incumplimiento de obligaciones contractuales esenciales", entre las que destacaba la "solicitud extemporánea de prórroga del plazo de la ejecución de obras". También se citaba como incumplimientos del contrato "el retraso del Ayuntamiento en autorizar el inicio de la ejecución de las obras", debido a la "dilación en el nombramiento del director de obra", así como la "indisponibilidad del edificio de la fábrica de la luz, que impidió ejecutar los trabajos de musealización y aparellaje eléctrico", o los "retrasos en relación con la solicitud de prórroga como titular de la concesión de aguas para la ejecución del proyecto de dispositivos de franqueo o escalas de peces".

Daniel Piñeiro dice que el Concello no tramita la resolución del contrato con Inca y que el Concello sigue adelante con el proyecto

Asimismo, Inca plantea en su petición de rescisión del contrato que el Concello tardó en comunicarle los requerimientos ambientales impuestos por la Xunta en la época de estiaje, tras la aparición de nenúfares, para poder ejecutar los dispositivos de franqueo y las ataguías en el río. Además, asegura que el Ayuntamiento no le contestó a la petición de permiso para efectuar las obras de los diques en el Miño.

Por todo ello, la concesionaria considera que existe "una imposibilidad de explotar esta obra pública como consecuencia de los acuerdos adoptados por la administración concedente con posterioridad al contrato", por lo que reclama la resolución del mismo y el abono de una indemnización por daños y perjuicios, y por lucro cesante.

RESPUESTA. El concejal de desarrollo sostenible, Daniel Piñeiro, aseguraba este jueves sobre la petición que realiza Inca que el proyecto de rehabilitación de la fábrica de la luz sigue adelante y que el gobierno local está trabajando para lograr los permisos necesarios para mantener el aprovechamiento hidroeléctrico. Además, insistió en que no está tramitando la petición de rescisión de contrato que planteó la empresa en agosto.

De hecho, Piñeiro explica que el próximo día 7 habrá una visita a la fábrica de la luz de inspectores de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil que se enmarca en el expediente que promueve el Concello para evitar que caduque la concesión y se pueda recuperar este aprovechamiento hidroeléctrico, que data del año 1894.

Piñeiro justificó durante su comparecencia en el último pleno para hablar sobre este tema que los retrasos en la tramitación del expediente para renovar la concesión se debieron a que querían adaptar la petición de prórroga de la concesión a las obligaciones que planteaba un informe de Conservación da Natureza para proteger especies del entorno.

Inca pide 2,8 millones de indemnización al no explotar la fábrica...
Comentarios