martes. 25.01.2022 |
El tiempo
martes. 25.01.2022
El tiempo

Iberdrola baraja secar otra vez el Sil para la obra de Santa Cristina

El Sil seco en Quiroga (Foto: Toño Parga)
El Sil seco en Quiroga (Foto: Toño Parga)

La compañía hidroeléctrica Iberdrola estudia la posibilidad de volver a secar el río Sil para poder ejecutar el proyecto de creación de una presa subterránea y un lago artificial en el cauce a la altura de Santa Cristina, en plena Ribeira Sacra. Desde la firma apuntaron ayer que todavía se están valorando las alternativas que hay para acometer los trabajos y añadieron que «los técnicos evalúan si se seguirá el mismo protocolo que en Santo Estevo, donde hubo que rebajar el nivel del cauce, o si hay otras vías. La decisión todavía está en estudio».

Iberdrola insistió en que el inicio de los trabajos en Santa Cristina está previsto para el año 2013, pero que antes de eso el proyecto debe salvar varios escollos como la fase de exposición pública en la que se encuentra en la actualidad.

En el caso de Santo Estevo, la firma tiene en marcha unas obras para añadir 176 megavatios de potencia al embalse existente, ubicado entre los municipios de Nogueira de Ramuín (Ourense) y Sober (Lugo). El río permaneció prácticamente seco durante cinco meses en el verano de 2010 para que los operarios pudiesen agujerear las paredes del cañón del Sil y construir la caverna que alberga la turbina central de la presa. La falta de agua afectó a Quiroga, Nogueira de Ramuín, Sober y Pantón, ya que se bajó el nivel del cauce 31 metros. El pasado mes de octubre el Sil recuperó su aspecto habitual y, aunque las obras continúan en superficie, el trabajo en las cavernas terminó.

El secado del río Sil por parte de la hidroeléctrica despertó muchas quejas desde el punto de vista turístico y medioambiental. En cuanto al turismo, la Diputación de Lugo se vio obligada a suspender los viajes en catamarán dada la falta de caudal y eso provocó un afecto dominó que contagió al resto del sector. Bodegueros, hosteleros y otros empresarios principalmente de Sober vieron como el número de visitantes al entorno se vio reducido drásticamente al faltar los catamaranes.

Los colectivos ecologistas también se opusieron con fuerza al proyecto de la compañía por su impacto en el paisaje y en la fauna fluvial. Desde Iberdrola comunicaron que durante estos cinco meses se actuó conforme a un plan de vigilancia que permitió controlar los parámetros del agua y las posibles afecciones a la flora y la fauna y que se establecieron diez estaciones de control a lo largo del embalse en las que trabajaron técnicos especializados.

En el caso de que haya que recurrir a la misma técnica de secar el río en Santa Cristina, tanto desde el sector turístico como desde las asociaciones ecologistas prevén que las consecuencias sean peores que en el caso de Santo Estevo. Desde Ríos con Vida insistieron el que el proyecto de Santa Cristina es una «barbaridad en sí misma» se baje o no el nivel del agua. «Durante cinco años decenas de máquinas van a perforar una montaña para hacer en ella un lago, tendrá que quedar claro cómo se va regenerar todo el entorno porque las excavaciones afectarán a árboles autóctonos y especies animales», comentaron.

Iberdrola baraja secar otra vez el Sil para la obra de Santa Cristina
Comentarios