Herido grave un niño al caer desde una altura de ocho metros

Los efectivos del 061 se encargaron del traslado del menor (Foto: Toño Parga)
photo_camera Los efectivos del 061 se encargaron del traslado del menor (Foto: Toño Parga)

Un niño de 7 años de edad resultó herido de carácter grave tras precipitarse desde una altura de unos ocho metros en el campo de A Pinguela de Monforte de Lemos. El menor presenciaba un partido amistoso entre el Lemos y O Barco de Valdeorras en el marco de los torneos de las fiestas de la ciudad del Cabe cuando cedió una valla de protección de metacrilato y cayó hacia el exterior del estadio.

Según algunos testigos, el pequeño estaba jugando con un compañero en la parte alta de las gradas, en el pasillo que hay entre los asientos y las vallas de protección en las que, además, se inserta la publicidad. Por causas que se desconocen se fue contra el panel y éste no aguantó su peso. El niño se precipitó hacia la parte externa del edificio y antes de impactar contra el suelo dio con las ramas de un árbol que frenaron un poco el golpe, finalmente quedó tendido en la acera donde fue atendido por los servicios de emergencias del 061.

En un primer momento fue evacuado al hospital comarcal de Monforte en estado consciente pero con traumatismo severo de cabeza y espalda. Sobre las 21.00 horas una Uvi móvil lo trasladó al complejo hospitalario de Ourense. Su estado era grave pero su evolución, favorable.

El siniestro tuvo lugar sobre las 19.15 horas, sobre el minuto 42 del encuentro, que quedó inmediatamente suspendido. La víctima es hijo de un directivo del Lemos que se encontraba en las instalaciones y se vivieron momentos de gran angustia, ya que en los primeros segundos tras la caída el menor no reaccionaba. Finalmente rompió a llorar y todos respiraron aliviados.

Actuación

Los efectivos del 061 llegaron al estadio de A Pinguela solo tres minutos después de la recepción del aviso desde la central de llamadas. Se encontraban camino de Ferreira de Pantón para atender otra emergencia y dieron la vuelta porque eran la unidad más próxima al lugar de los hechos y se derivó una segunda ambulancia a Pantón.

Esa circunstancia jugó a favor de todos porque estaban más cerca que si tuviesen que salir de las inmediaciones del hospital y atravesar las calles de Monforte en plenas fiestas patronales.

En el estadio se escucharon quejas por la falta de técnicos sanitarios en este tipo de encuentros.

  • Unas patronales marcadas por los sucesos. El episodio vivido en A Pinguela recordó las fiestas del año pasado en las que tres niñas resultaron heridas al estropearse una atracción del recinto ferial. Viajaban en uno de los cestos de la barraca que no consiguió elevarse lo suficiente y sufrieron golpes y rasguños en las piernas contra el suelo de la atracción.
  • Mantenimiento. Tanto el suceso del año pasado como el de ayer obligan a poner los ojos en el mantenimiento de los espacios que son usados por la población en general y por los niños en particular. En el caso de la valla de ayer muchos testigos denunciaron que los paneles de protección son los que se colocaron cuando se hizo el estadio hace más de una década.

Comentarios