jueves. 09.12.2021 |
El tiempo
jueves. 09.12.2021
El tiempo

Heridas una abuela y su nieta al ceder una lápida en el cementerio de Bretoña

Agujero por el que cayeron las dos mujeres al interior del nicho.  (Foto: M.Roca)
Agujero por el que cayeron las dos mujeres al interior del nicho. (Foto: M.Roca)

Dos vecinas de la parroquia pastoricense de Bretoña resultaron heridas, una de ellas grave, al ceder la lápida de un nicho en el cementerio de la localidad y caer al interior del mismo desde una altura de unos tres metros. Las víctimas de este suceso son E.V.F. de 65 años y A.G.G. de 17, abuela y nieta respectivamente.

La mujer de mayor edad fue la que resultó peor parada en este accidente, que sucedió en torno a las 12.30 horas del sábado. Actualmente se encuentra ingresada en el hospital Xeral de Lugo «bastante grave», según apuntaron sus familiares, con varias roturas en las costillas y un omóplato. Su nieta se encuentra ya desde el día de los hechos en casa pero con varias contusiones. «As dúas teñen bastantes rabuñaduras e bastante dor», explicó la hija y madre de las dos heridas.

E.V.F. se encontraba en el cementerio parroquial de Bretoña junto a dos de sus hijas y su nieta -hija a su vez de una de las mujeres presentes- limpiando el panteón familiar, como es habitual en estas fechas, cuando ella y la joven pasaron por la parte de atrás de éste y por encima de unas tumbas a nivel del suelo y cedió una de las tapas. Ambas se precipitaron por un agujero que apenas alcanza el metro cuadrado de superficie y cayeron al fondo del nicho en una zona en la que además había unos 40 centímetros de agua.

Las dos mujeres que se encontraban con ellas llamaron inmediatamente al 061 para que acudiera al lugar de los hechos una ambulancia y a otros familiares solicitando ayuda para socorrer a las heridas y poder sacarlas del agujero en el que se encontraban. «Sacámolas como puidemos, entre as fillas e un sobriño e coa axuda dunha escada que había por aquí», relató una de las hijas de la sexagenaria.

La joven salió prácticamente por su propio pie, aunque dolorida y visiblemente afectada por lo ocurrido. «Temblábanlle as pernas», recuerdan las presentes en el momento de la evacuación. Su abuela precisó de la ayuda de dos personas para subir por la escalera y acceder al exterior, pero también lo hizo casi por sí misma a pesar el estado en el que se encontraba. «Mentras saía non se queixou moito, pero despois cando tivo que subirse na camilla da ambulancia non aguantaba da dor que tiña», explicó su hija y madre de la adolescente.

A continuación, las dos fueron trasladadas en sus respectivas ambulancias -la mujer mayor en una medicalizada- al hospital Xeral de Lugo para ser atendidas de sus heridas.

Preocupación

Los familiares de las dos accidentadas no ocultaron su preocupación por lo ocurrido pero tampoco su alivio por cómo se dieron finalmente las cosas. «Dentro do nicho había como unha especie de bordillo e se caeran mal podían desnucarse nel, ou perder o coñecemento co golpe ou, se houbera máis auga alí abaixo, afogar», comentó otra de las hijas de la mujer mayor.

Todos coincidieron en afirmar que el accidente se produjo por una «mala construcción» de estas tumbas a nivel del suelo, las cuales, además, fueron de las últimas en construirse en el cementerio de esta parroquia pastoricense. «Se isto pasara nunha das primeiras en facerse podería entenderse, pero sendo das últimas non se explica», afirmaron.

Incluso recordaron como hace unos años ocurrió un suceso similar, pero que no terminó con unas consecuencias tan graves, ya que un vecino logró agarrarse a los bordes del nicho cuando también cedió la lápida bajo sus pies.

Por ello, los familiares de las heridas piden que se haga un control de estas construcciones ya que «isto pasar xa pasou, pero que non pase máis», solicitaron. «Se o cemento cedeu con dúas persoas, un día dun enterro cando se xunta alí moita xente acabarán indo todos para abaixo», añadieron.

Por otro lado, en la jornada de ayer aún no se había precintado ni marcado de forma alguna la zona del accidente, por lo que el agujero por el que cayeron la abuela y su nieta todavía suponía un peligro para los visitantes de este cementerio pastoricense.

Heridas una abuela y su nieta al ceder una lápida en el cementerio...
Comentarios