Gestión y desgaste

EL OBJETIVO hacia la ciudadanía de quienes ocupan responsabilidades públicas, inclúyase también a concejales, diputados provinciales, autonómicos y nacionales, y senadores debe ser el logro de la mejor gestión para el interés general. Obras y no palabras. Cuando prima o domina la tarea de descalificar al otro y no se presentan resultados propios estamos ante la evidencia de que no hay gestión. La ineficiencia propia se oculta bajo la demagogia. La trampa acaba por descubrirse aunque sea en Venezuela.

Contracción que sigue

«La aplicación del programa por parte de las autoridades españolas ha sido firme. Todas las medidas específicas del programa están ahora completas», señala el informe del FMI sobre el programa de supervisión de la reforma del sistema bancario español, que se inició en julio de 2012. Pero hay un reto pendiente: la «contracción en el flujo del crédito» a las empresas, que supone uno de los principales obstáculos a la débil recuperación económica. Los bancos no prestan dinero a las empresas y eso pone en riesgo la recuperación.

Explicar las cuentas

El tesorero de cada partido habrá de explicar las cuentas de su grupo en el Parlamento. Es una de las medidas del plan de regeneración democrática que el Gobierno remite al Congreso para su tramitación y aprobación. No parece que estos controles, formalmente justificables, sean ninguna garantía de mayor control y rigor en las cuentas de los partidos políticos. ¿Quién va a controlar a quién? El controlador no puede ser parte o depender del controlado, tal como ya sucede ahora con el Tribunal de Cuentas.

Comentarios