sábado. 24.08.2019 |
El tiempo
sábado. 24.08.2019
El tiempo

Galicia sigue en la UCI

EL PACIENTE ha abandonado la sala de reanimación. Permanece estable en la UCI, es cierto, pero todavía es pronto para pasarlo a planta. Así lo advierte el equipo médico habitual. Sufre recaídas y, según la prueba a realizar, el diagnóstico y los valores son diferentes y marcan picos de contradicciones. Sin embargo, desde los despachos quieren darle el alta ya, a toda costa, y mandarlo para casa, como si le fuera más la vida en ello a los administradores que a los administrados. En esas está la economía de Galicia, un paciente envejecido con una dolencia que por momentos parecía crónica, pero que, una vez superada lo que los autores del informe A Economía Galega 2013 definen como la gran recesión, deberá someterse a una larga convalecencia. Pero saldrá de esta.

La metáfora del paciente viene muy al caso para analizar la situación actual de la economía gallega y sus perspectivas, porque es un recurso que ese equipo médico habitual, el dirigido por Alberto Meixide y conformado por una quincena de profesores de la Universidad de Santiago, mantiene como una constante a través de la nueva entrega de un informe que viene elaborando, puntualmente, los últimos veintiocho años. Hay claroscuros en todo esto, y segundas opiniones. Veamos lo que dice el vademecum.

En 2013 se volvió a frustrar esa tan buscada recuperación en términos de Producto Interior Bruto (PIB), el indicador de indicadores. Por tercer año consecutivo, registró otra caída, esta vez del 1%. Si atendemos al Instituto Galego de Estatística (IGE), el retroceso fue del 1,1%. Sin embargo, con los datos del primer trimestre en la mano (alza del 0,2%), los autores del estudio dan por hecho que 2014 se cerrará con una variación que superará «claramente» el 1% en positivo, y «Galicia será unha das comunidades autónomas con maior taxa de crecemento grazas á recuperación da súa demanda interna e na que se manterá o dinamismo do sector exterior» concluyen.

Entre 2008 y 2013, la caída media anual del PIB español fue del 1,4%, frente a un 1,1% en el caso de Galicia. Así, año tras año, y de media. Esta cifra sitúa a la economía gallega, tras Navarra y Madrid, entre las autonomías en las que el descenso de la actividad fue menor. Hasta aquí los claros. Porque los peros se adueñan del diagnóstico.

Uno de ellos es el constante y silencioso proceso de terciarización en el que lleva años inmersa la economía gallega, que comienza a pesar y, por momentos, se vuelve en su contra.

Que la evolución de los servicios condicionará la salida de la crisis parece un hecho incontestable si nos atenemos al estudio. El Valor Añadido Bruto del sector terciario representó en 2013 en Galicia nada menos que el 63,7% del total. Es decir, dos de cada tres euros de valor añadido fueron generados por esta actividad. Por eso, su descenso del 1,4% el año pasado en términos de PIB justifica en gran medida esa caída del 1,1% global. Peculiar. Así definen los autores del informe su evolución. Durante los primeros años de la crisis, su relativa estabilidad evitó descensos más acusados del PIB, pero en 2012 y, sobre todo, en 2013, las tasas de variación de los servicios fueron negativas. Comercio, transporte, hostelería, servicios financieros y seguros tuvieron caídas superiores al 3%.

Otra sombra. El buen comportamiento de la industria gallega durante el año pasado se ve empañado por los resultados del primer trimestre de este año, con tasas de variación negativas. Sucede otro tanto con las exportaciones, que muestran una cara preocupante, esta vez por la vía de la concentración en cuanto a los motores de su crecimiento, a pesar de su buen comportamiento durante el año pasado. El espectacular incremento de las exportaciones, con un alza de hasta el 11,4% durante 2013, se explica por el avance de dos partidas que se llevan nada menos que el cuatro de cada diez euros que ingresa Galicia por sus venta al exterior. Automóviles, es decir, Citroën y sus auxiliares, con un avance del 28%, y confección (Inditex, Lonia y cuatro más), con un crecimiento del 8%, determinan el patrón exportador gallego, que en gran medida depende de la situación de países como Francia, Reino Unido y Portugal, que concentran casi la mitad de todo lo exportado por Galicia.

Que la economía gallega atraviesa por un casi perenne estado de flacidez lo demuestran también los datos de la inversión en el exterior. Por ejemplo, el 87% de los 547,6 millones de euros destinados en 2013 por los gallegos a inversiones en el extranjero tuvo como destino Luxemburgo, y nueve de cada diez euros se concentraron en el sector inmobiliario. Galicia sigue, pues, convaleciente. Y, lo que es peor, con síntomas de raquitismo.

Escotet descubre los objetivos de Abanca

DUPLICAR la inversión crediticia este mismo año, hasta los 3.446 millones de euros, y llegar a triplicar el beneficio antes de impuestos en tres ejercicios, situándose en el umbral de 2017 en los 478 millones. Esos son los objetivos de Juan Carlos Escotet, el nuevo propietario de lo que es ya Abanca, en el corto y medio plazo. Lo desveló ante un grupo de empresarios esta semana, cuando el consejo de la entidad aprobó su fusión con el Etcheverría. Una vez integrados, la red alcanzará las 700 oficinas, de las que 645 estarán repartidas entre Galicia, Asturias y León.

Escotet no oculta cuáles son los pasos a seguir. Con la meta de conceder 12.000 millones en financiación los próximos tres años («es la base de nuestro negocio y de nuestra rentabilidad», dice el financiero), la inversión crediticia se situará en 4.463 millones el próximo año, para mantenerse en los 4.217 millones en 2016.

Y, tratándose de una entidad quebrada hasta hace nada, ¿cómo puede plantear el venezolano unos objetivos que se revelan tan ambiciosos?

La explicación hay que buscarla en el fuerte proceso de saneamiento de la antigua Novagalicia, que entre ayudas e inyecciones consumió hasta 14.000 millones de euros públicos, según Escotet. El cálculo, también una novedad, está muy por encima de las cifras manejadas hasta ahora. Ese dramático proceso lleva ahora a Abanca a mostrar unos índices de solvencia muy por encima de los criterios de Balisea III, situando ya su core capital en un 12,1%. Escotet defiende que superarán los test de estrés del Banco Central Europeo «con holgura». Tratándose de una entidad que financia al 56% de las empresas gallegas, crucemos los dedos.

AXEL KICILLOF. El ‘default’ argentino preocupa a la empresa gallega

AXEL Kicillof. Recuerden ese nombre, porque lo tienen en mente muchas de las grandes empresas gallegas. El petulante ministro de Economía argentino, el mismo que desafió a España como ideólogo de la expropiación de YPF a Repsol, está en boca de todos. La imposibilidad ante sus acreedores de pagar ahora una deuda vencida en 2002 tiene a Argentina al borde del default, un precipicio que observan con inquietud grupos empresariales gallegos con una sólida implantación en el país donde todo es soluble, hasta el dinero. Es el caso de Inditex, con diez tiendas en el país sudamericano, de Constructora San José y de Pescanova (Argenova). Pero también de otras muchas, como Elcano (Empresa Naviera Petrolera Atlántica), la propia Abanca, Artai o grupos pesqueros como Iberconsa, Pereira, Pescapuerta y Fandicosta, entre otros. Todos ellos cuentan con filiales en Argentina.

MANUEL JOVE. La venta de Marineda, una de las operaciones del año

MARINEDA City y su gigantismo comercial cambian de manos. Los promotores de uno de los mayores centros de España hacen caja, con una operación firmada por 260 millones, y unas plusvalías superiores a los cuarenta. Con el cartel de “se vende” desde el día de su inauguración, hace tres años, y una vez ocupado (con sus correspondientes contratos de arrendamiento a largo plazo, clave en todo ello) y puesto a andar el complejo, Marineda City se había convertido en un lastre para alguno de los socios, que ven ahora aliviadas sus cuentas. Manuel Jove (33% de la promotora Invest Cos) continúa con paso firme sus desinversiones tras la salida del BBVA. Pero los que realmente respiran son otros de los socios, entre los que se encuentran José Collazo (30% de la promotora), José Souto y Miguel Ángel Sanmartín (20%) y Modesto Rodríguez (un 17%).

(Publicado en la edición impresa de El Progreso el 2 de agosto de 2014)

Galicia sigue en la UCI
Comentarios