Froome retiene el maillot rojo en Santo Toribio

El belga Armée se impuso en una etapa en la que Contador aguantó el último ataque del británico
El ciclista madrileño del equipo Trek, Alberto Contador (i) y el británico del equipo Sky, Chris Froome (d), a su llegada a la meta
photo_camera El ciclista madrileño del equipo Trek, Alberto Contador (i) y el británico del equipo Sky, Chris Froome (d), a su llegada a la meta

El belga Sander Armée (Lotto-Soudal) se ha impuesto en la decimoctava etapa de la Vuelta a España, entre Suances y Santo Toribio de Liébana, de 169 kilómetros, en la que el británico Chris Froome (Sky) mantuvo el maillot rojo de líder y el español Alberto Contador lo intentó por todos los medios. Armée, de 31 años, fue el más fuerte entre los ciclistas que protagonizaron la fuga del día y logró entrar en solitario con un tiempo de 4h.09.39, seguido del kazajo Alexey Lutsenko (Astana) y del italiano Giovanni Visconti (Bahrain).

Entre los favoritos, el primero en cruzar la línea fue el italiano Fabio Aru a 9.56, mientras que el británico Froome, acompañado de Alberto Contador, lo hizo a 10.10. Detrás, el italiano Vincenzo Nibali se dejó 20 segundos. En la general, Froome se mantuvo al frente con una ventaja de 1.36 sobre Nibali.

Después de la llegada a Santo Toribio de Liébana, en la que el ciclista madrileño aguantó el último ataque del maillot rojo, destacó la importancia de que hayan "cedido algunos" rivales directos por el podio, en concreto tres de los cuatro corredores que le preceden: Vincenzo Nibali, Wilco Kelderman e Ilrun Zakarin. "Las piernas eran bastante buenas. No lo había pensado (atacar), pero sí que es verdad que se han movido corredores y por eso me he animado. Cuando ha salido Fabio (Aru) iba bastante bien, pero cuando ha ido para adelante pensaba que no íbamos a ningún lado los dos solos", valoró Contador en la línea de meta de la decimoctava etapa.

Este viernes la decimonovena etapa se disputará entre Caso y Gijón, con un recorrido de 149,7 kilómetros. "Hay que reservarse para el sábado, que puede haber diferencias mayores", anunció el español sobre la subida al Alto de L'Angliru, de la que añadió que, "además, dan algo de lluvia", y de la que avanzó que "lo bueno sería atacar desde lejos y ganar" la etapa. "Pero tampoco vamos a ser exquisitos", agregó.

En cualquier caso, el corredor madrileño explicó que ha visto "bastante bien" al líder, Chris Froome, en esta jornada. "Me ha hecho un cambio de ritmo y a diferencia de otros días he podido seguirle", añadió.

Comentarios