Fallece en el Hula de un infarto un joven tras ser reducido por la Policía

El féretro con el cadáver del fallecido, anoche a su llegada al tanatorio de Viveiro. (Foto: José Mª Álvez)
photo_camera El féretro con el cadáver del fallecido, anoche a su llegada al tanatorio de Viveiro. (Foto: José Mª Álvez)

Un hombre de 33 años de edad, con iniciales M.V.L, y natural de Viveiro, falleció ayer en el Hospital Universitario Lucus Augusti (Hula) debido a una parada cardiorrespiratoria pocas horas después de protagonizar un altercado en la explanada del edificio multiusos de la Xunta de Galicia que obligó a intervenir a ocho agentes de la Policía Nacional. Según indicaron testigos presenciales, el joven estaba fuera de sí y actuaba de un modo que atemorizó a quienes se encontraba en esa zona. En su agitación, llegó a empujar a un funcionario que acudía en ese momento a su puesto de trabajo, al que causó algunas magulladuras. Además, también hacía amagos de lanzarse a los coches que pasaban por la Ronda.

El incidente ocurrió pasadas las ocho de la mañana, cuando muchos de los funcionarios de la Xunta acudían a su trabajo en el centro multiusos. Ante el estado de nerviosismo y agitación que presentaba el joven, algunos transeúntes avisaron a la Policía, que envió una patrulla al lugar. Sin embargo, los primeros agentes que llegaron a la explanada del multiusos no fueron capaces de controlarlo, dado el estado de extremo nerviosismo y agitación que presentaba, por lo que pidieron refuerzos. Finalmente intervinieron ocho agentes para conseguir reducirlo. El joven fue finalmente esposado y tendido en el suelo. Los policías avisaron a los servicios médicos y hasta el lugar se envió una ambulancia del 061, que trasladó a M.V.L. al hospital, donde, según apuntaron diversas fuentes, ya habría entrado en parada cardiorrespiratoria y fue imposible recuperarlo.

CONSECUENCIAS
El funcionario agredido fue enviado a casa

El funcionario que resultó agredido en el incidente de ayer por la mañana trabaja en la delegación de la Consellería de Medio Rural. Tras el incidente, se incorporó a su puesto de trabajo, pero, según relató uno de sus jefes, se encontraba nervioso y magullado, por lo que acudió al médico del centro de trabajo. El facultativo lo envió al médico de la mutua, que decidió enviarlo a casa para ayudarle a reponerse. En principio, se esperaba que el funcionario se reincorporase hoy con normalidad a su puesto de trabajo.

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios