jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

Extrapolaciones bailadas

EL JUEVES pasado, cuando la CIG terminaba su manifestación del día de la huelga general en Lugo, Xosé Ferreiro, su secretario comarcal, expresó su convencimiento de que la caída (o algo así) del PP en Andalucía y la afluencia ciudadana a la huelga eran precursoras de la inminente derrota del PP en las próximas autonómicas gallegas. Además de afonía («a noite foi longa», explicó), el sindicalista nacionalista evidenciaba un optimismo rayano en la utopía. En realidad, Ferreiro no está solo: muchos han querido ver en lo que ha ocurrido esta semana el principio del fin de la rampante derecha marianista, pero habría que preguntarse si no están confundiendo el creer con el querer.

La manifestación de la CIG fue, por una vez, la menos numerosa de las celebradas por los sindicatos en Lugo. No es que la central nacionalista haya perdido capacidad de movilización, que la tiene, y mucha, sino que la otra marcha, la de UGT y CC.OO., fue espectacular: hacía tiempo que no se veía una manifestación tan concurrida por las calles de la capital lucense. Algún periódico sostuvo que en Galicia, desde el Prestige no se movilizaba tanta gente: se olvidaban de que el 12-M (de 2004, claro), en alguna marcha, como la de Lugo, era imposible andar.

Pero, como todos sabemos, los gallegos somos eminentemente pragmáticos: un trabajador de Alcoa (la empresa más grande de Lugo) puede estar afiliado a la CIG y votar en las municipales por un alcalde del PP, en las generales por un diputado del PSOE y en las autonómicas, por un amigo del BNG. Es decir, puede ser erróneo hacer una interpretación política y electoral de las movilizaciones lucenses del jueves.

Aun así, a la manifestación de UGT y CC.OO. se adhirieron políticos de varios partidos de izquierda, mientras que en la de la CIG se veía alguna banderola del BNG. Eran pocas, la verdad; había más enseñas de un sindicato agrario, la Fruga. En cambio, de la que ha sido históricamente la central agraria nacionalista, el SLG, solo vi una bandera aislada. Un histórico nacionalista comentaba, «con moita acidez» que la creación de la Fruga era la «demostración de como a UPG [y su entorno] entende a democracia», porque la central nació cuando el gran partido fundador del BNG dejó de tener el control sobre el SLG.

Una cosa llamativa de la manifestación de la CIG fue la presencia de grupos ajenos al entorno nacionalista, como el PCPE y la CNT, con sus respectivas pancartas. Y es que de esta manifestación se pueden aislar varios símbolos. Uno de ellos es el hecho de que el nacionalismo gallego sirva de paraguas para grupos de todo tipo, incluso algunos que son internacionalistas por principios. El segundo símbolo es la incapacidad de los sindicatos para ponerse de acuerdo incluso a la hora de manifestarse; aunque lo cierto es que resulta difícil saber si una marcha conjunta de las tres fuerzas, sea en Santiago, Vigo o Lugo, tendría más o menos participantes.

Pero yo, personalmente, prefiero destacar otros símbolos o conclusiones: uno, el cabreo latente (‘estado del malestar’, lo llaman) que sacó a la calle a muchos ciudadanos dóciles: de los que se manifiestan solo cuando les tocan mucho las narices. El segundo símbolo poderoso son unas chicas, desconozco si del 15-M o de un grupo teatral, que acudieron a las dos manifestaciones y casi bailaron la Internacional primero y el himno gallego después. No sé si esto simboliza que el supuesto pasotismo de los jóvenes es un mito o si lo que hace falta son ideas más creativas, empezando por la propia reforma laboral.

OBRAS. Premio Paradai a la lentitud institucional

Habría que ir pensando en darles un premio compartido a la Xunta de Galicia y al Ayuntamiento de Lugo por el Plan Paradai. Llamémoslo Paradai de Oro. Serviría para distinguir el plan, obra o proyecto administrativo que tuviera un desarrollo más parsimonioso. En este caso, hablamos de un plan aprobado en 1999, que iba a cambiar ese barrio, y que trece años después parece estar condenado casi a seguir hasta las bodas de plata. También podemos ver el lado positivo: así ninguna administración mejorará una zona en la que, por ahora y por culpa de la Crisis, la iniciativa privada no va a actuar. Y de paso podemos recordar que hay otro proyecto del 99 que lleva la misma velocidad: el auditorio.

RENTA. Un no parar

Una nueva estadística, esta vez del IGE y sobre la renta de los hogares, vuelve a situar a Negueira de Muñiz a la cola de Galicia. Lo sorprendente en este caso es que en la lista de municipios más pobres figura Antas de Ulla, cuando hay sitios más pequeños y, aparentemente, con una economía menos boyante. Antas, en suma, no para de acumular noticias negativas.

En el interior

Están teniendo mucho éxito las exposiciones que permiten y exigen que el espectador haga algo más que mirar. El día 28 cerró en Lugo Romanorum Vita, que reproducía la vida en Roma y una Domus pompeyana. El 27, abría en el Hula la muestra de la foto, que permite pasear por el interior de un páncreas y saber algo más de la diabetes. En los dos casos, el éxito se mide por aspectos intangibles: que suscite un interés entre los visitantes que les lleve a actuar, bien sea documentándose sobre Roma o preocupándose (sin llegar a la hipocondría) por la vida sana. J. VÁZQUEZ

PINCELADAS

Recortes. Los planes de ajuste, obligados para cobrar del fondo de proveedores, están trasladando a los ayuntamientos las polémicas sobre la gestión de la Crisis.

Vivienda. ¿Cuántas multas hay que imponer en Lugo para que alguien arregle una casa declarada en ruinas por el Concello?

Justicia. Ya no sé si lo de Dorribo aburre o empieza a ser una comedia.

O RECORTE. Boas prácticas
El Progreso, 28-03-2012, p. 7 Hai que felicitar ao Colexio Oficial de Avogados e á USC pola idea de facer un máster de avogacía en Lugo. Porque en España, agora mesmo, as mellores cidades para practicar son Sevilla e Lugo. Os estudantes de Dereito poderán ver todo tipo de delitos, mesmo mesturados, e accederán a sumarios do máis variado, con declaracións de todo tipo e implicados de toda pelaxe. Haberá tortas por entrar no máster, aínda que a saída vai ser igual que noutras carreiras: cando remates, verás que hai menos traballo do que semella durante a túa estadía universitaria.

Extrapolaciones bailadas
Comentarios