sábado. 06.03.2021 |
El tiempo
sábado. 06.03.2021
El tiempo

Experiencia de vida en África

Juan Manuel García Cambeiro, en Senegal
Juan Manuel García Cambeiro, en Senegal
Viajar siempre ha formado parte del ADN de Juan Manuel García Cambeiro, que llegó a Burela de crío tras cruzar el charco con sus padres. Un viaje que fue solo el primero de una larga lista de los que ha podido realizar, siempre de mochilero; el último, Senegal, donde participa en un proyecto del Instituto Jean Goodall.

JUAN MANUEL García Cambeiro es un joven de veinte años de Burela, adonde llegó con su familia hace doce procedente de Uruguay. Un país al que se plantea volver de visita, aunque cuando piensa en el elevado coste del viaje prefiere invertirlo en conocer otros lugares. En la actualidad, está en el Instituto Jean Goodall, en Senegal, estudiando el comportamiento de los chimpancés, un voluntariado de larga duración, en el que hace un receso de vuelta a su casa, donde pasa las vacaciones de Navidad. Una estancia acogedora, en comparación con la ausencia de comodidades de las que disfruta en África, pero que no le lleva a replantear quedarse. "Vengo solo a recargar pilas", confiesa, con catorce kilos menos de los que tenía cuando empezó su estancia en el mes de septiembre.

La decisión de ir a Senegal la tomó en el transcurso de una charla a cargo del responsable forestal del Instituto Jean Goodallen en la Facultad de Biología de Santiago, en donde estudia. "La primera mitad estuve atendiendo, pero la última parte ya estuve mirando en el móvil las condiciones del voluntariado", confiesa.

Una decisión que fue casi tan rápida como su marcha, pues Juan Manuel quería que los nueve meses del voluntariado le coincidieran con el curso escolar para no perder más de un año de carrera. Por ello, los escasos dos meses que tuvo desde que fue seleccionado hasta que marchó los pasó apurando las compras y con varios viajes a Lugo para vacunarse de fiebre amarilla, meninguitis, rabia, cólera y fiebre tifoide, un amplio calendario que le ha servido para sobrellevar estos tres meses sin más problemas que tres días de alta fiebre y cientos de picaduras "que me dejaron los brazos totalmente hinchados".


Futuro
El estudio y la conservación de los chimpancés y su hábitat es el objetivo del trabajo que lleva a cabo Cambeiro en Senegal

Compromiso
Las duras condiciones de vida, con nulas comodidades y elevadas temperaturas, no han hecho mella en su ánimo


El MÁS JOVEN. Una veintena de voluntarios, de los que Juan es el más joven, trabajan en la zona de Dindefelo, donde está la parte logística del Instituto Jean Goodall, aunque el trabajo de campo Juan Manuel lo realiza en la pequeña localidad de Naudoumary, a unos seis kilómetros, donde vive de lunes a viernes con una familia local, quien le cede una choza y le da la comida.

Un menú en el que se alterna el cuscús con el foño, "que es un cereal muy similar al cuscús, pero de color amarillo", dice, sobre el que vierten una salsa. Una alimentación pobre, en la que el pescado y la carne brillan por su ausencia. "En el tiempo que llevó allí no he visto pescado fresco y en los mercados lo venden seco y lo deshacen sobre la pasta y casi no se ve, solo distingues el aroma", relata, mientras cuenta lo mucho que celebraron el asado de carne que compartieron antes de la Navidad los voluntarios en Dindefelo, una localidad en que suele pasar los fines de semana con el resto de trabajadores del instituto y donde las comodidades son muy superiores. "Hay puestos de comida y se puede comprar bebida fría", dos cosas que se han convertido en todo un lujo para la vida de Juan Manuel, sin olvidar que existe electricidad y buena cobertura para los móviles, con lo que ponerse al día con amigos y familiares, "sin tener que ir a buscar los dos puntos que hay en Nandoumary y que están solicitadísimos" y en los que no es extraño "encontrar a varias personas sentados en una piedra buscando cobertura".

El trabajo empieza para García Cambeiro a las seis y media de la mañana. Una labor que se centra en investigar el comportamiento de los chimpancés, para lo que deben seguir su rastro, además de analizar muestras de heces o pelos, "lo que nos ayuda a conocer su dieta, genética, como les afectan los patógenos externos...". Un trabajo de campo que desarrollan en colaboración con el instituto alemán Maxplanck para la investigación en África, con el que están llevando a cabo el proyecto Panaf para el estudio y conservación de estos primates y su hábitat, concienciando a la población para evitar su extinción.

Una tarea que le entusiasma, aunque deba soportar elevadas temperaturas, "en la temporada húmeda hay 36 grados de día y de noche nunca menos de 30, así que a ver cómo será en la seca, que ya empezó, donde se pueden alcanzar 45 grados y 37 de noche", cuenta, pensando en el panorama que le espera a la vuelta, de regreso a su casa africana. "Una choza de adobe y paja con una cama de bambú, un colchón, una mosquitera y un filtro de agua, que consiste en dos cubos, en el que el de abajo va filtrando el agua que cae del de arriba", describe Juan Manuel.

Su relación con la familia senegalesa es bastante escasa, ya que ninguno de sus miembros habla francés, idioma en que sí se desenvuelven en Dindefelo. Una familia, formada por tres esposas, y un montón de hijos y primos que es imposible saber cuántas personas realmente viven, explica.

AVENTURERO. Pasar tiempo con los suyos es una de las ocupaciones de Juan en estos días de asueto, una familia que aceptó su marcha, respetando su decisión, aunque con algo de resquemor por escoger un destino tan alejado.

Viajar siempre ha sido una de las pasiones de este joven, que con 16 años ya se fue solo a Praga, con un intercambio en el IES Monte Castelo, donde estudiaba y el pasado verano recorrió Europa con el Interraíl. "Bueno, realmente fue de autostop, porque me robaron el pase en el segundo tren que cogía", cuenta entre risas.

"La verdad es que ya fui preparando a mis padres para que lo de Senegal no pareciera demasiada locura", dice. Una experiencia que sin duda recomendaría a otras personas y que es su primer voluntariado en el extranjero, aunque en Santiago ya era colaborador de Greenpeace.

Experiencia de vida en África
Comentarios