martes. 19.01.2021 |
El tiempo
martes. 19.01.2021
El tiempo

¿Es buen momento para comprar acciones?

La pandemia ocasionada por el esparcimiento del coronavirus, obligó al mundo a tomar como medida más común la cuarentena, a fin de tener un control sanitario y evitar la propagación de la enfermedad. Se prevé levantar esta medida cuando se estabilicen los picos de contagio, mientras se hacen desinfecciones en las calles para hacerla transitable cuando todo vuelva a la normalidad.

Frente a la duda de si vale la pena o no comprar acciones, hay que tener un poco de contexto. Todo esto suena muy bien desde el punto de vista sanitario, pero tiene la grave consecuencia de la parálisis de la economía mundial, tanto a nivel macro como micro. Los problemas subyacentes abarcan desde despidos masivos hasta una recesión económica generalizada que nunca antes se había visto en la historia.

Todo este escenario implicó que desde el inicio de la cuarentena, hubo un decaimiento abismal en la bolsa de valores a nivel global, sobre todo de las empresas chinas, país que, se especula, dio origen al virus. Por supuesto, las demás naciones no estuvieron exentas de esto, pero el que más sufrió fue el país asiático.

La situación de la pandemia se extendió a las potencias económicas mundiales: Estados Unidos, Rusia, Europa, además de China. La balanza del poder económico mundial comenzó a tambalearse, esperando a decantarse por el actor que pudiera primero estabilizarse. Y fue así.

China fue la primera en controlar el coronavirus y en reactivar su economía, sin casi daño alguno, en comparación con las otras naciones. ¿La consecuencia? Las empresas chinas tuvieron un alza impresionante en la bolsa de valores, mientras que en otras partes continúa el decrecimiento. La bajada permitió a los inversionistas comprar a precios de regalo y generar riqueza en unas pocas semanas.

¿Qué está pasando ahora?

En general, el pánico azotó al mundo financiero. Hizo que muchos dueños de acciones vendieran todo lo que tenían para no tener pérdidas. Pero hay que tener una perspectiva diferente y más amplia de las cosas.

El mundo de las finanzas en 2019 fue más rentable que nunca, en términos generales. La financiarización del mundo va aumentando año a año, lo que hace que haya un crecimiento general de este tipo de inversiones. Si bien es cierto que no todas las empresas van en auge, las que ya están establecidas no hacen más que tener ganancias. Sobre todo aquellas que se mantienen a la vanguardia tecnológica.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, después de una crisis, las oportunidades abundan para quienes sepan posicionarse y enfrentar la adversidad. Existe un efecto rebote, que se hace tan fuerte como el impacto crítico haya sido. No se trata nunca de algo seguro, pero hasta ahora, el mundo de las finanzas ha funcionado así.

Pensando en esto, se concluye que quienes decidieron vender están perdiendo la oportunidad de ganar cuando comience a haber una alza en la bolsa. Para ampliar el panorama, hay que hacer la siguiente observación: si hay tantos actores vendiendo, significa que hay tantos actores comprando. ¿Son ilusos aquellos que decidieron comprar?

¿Cuáles son los posibles escenarios y cómo actuar?

Quienes vendieron lo hicieron antes de que las acciones siguieran bajando, por lo ques estas mismas personas pueden comprar la misma cantidad de acciones a un precio más bajo y obtener unas ganancias monetarias. Resulta un movimiento interesante, pero que en este momento no necesariamente es lo más factible; esa ventaja ya pasó hace unas semanas.

Según el recorrido histórico del mundo de las finanzas, en la actualidad es momento de comprar a bajo precio y esperar al efecto rebote. No hay una fecha estimada de cuándo ocurrirá, por lo que resulta extremadamente incierto. Pero sí es posible tener unas ganancias avasalladoras. Por supuesto, esto solo aplica a aquellos que deseen esperar.

Las empresas que pueden tener crecimientos desorbitantes son las que están en industrias médicas, de higiene y farmacéuticas, por obvias razones; las de telecomunicaciones, por el empleo y el estudio a distancia; las de entretenimiento digital, como Netflix, por ejemplo; y lo relacionado con el comercio electrónico, como lo es el marketing digital. Lo más adecuado por hacer, como siempre, es diversificar y no apostar todo a un solo sector.

A corto plazo es difícil que haya unas ganancias, ya que aún no hay una reactivación de la economía global. Lo que está claro es que el entretenimiento digital está en auge más que nunca. Pero fuera de eso, se trata de tener paciencia. Resultan inversiones más a largo plazo que a corto, y con un tiempo incierto de por medio.

Mientras la pandemia está haciendo estragos en algunos sectores, otros están creciendo ya mismo. Por supuesto, sigue existiendo un riesgo al invertir. Lo mejor es hacerlo poco a poco, mientras se van estabilizando los mercados. Lo que hay que ver es que todas las reglas del juego cambiaron, por lo que hay que pensar que los siguientes años estarán marcados por los modelos de negocio y las empresas que se están adaptando. Allí es donde está el crecimiento económico y las oportunidades de inversión más seguras.

¿Es buen momento para comprar acciones?