Erimsa contribuye a situar a Galicia como potencia de recursos minerales estratégicos

El silicio con el que se fabrican las baterías recargables de teléfonos móviles y vehículos eléctricos, así como las placas de energía fotovoltaica, procede del cuarzo metalúrgico que Erimsa extrae en tierras gallegas y en Castilla y León
Cuarzo de Erimsa. CEDIDA
photo_camera Cuarzo de Erimsa. CEDIDA

Erimsa contribuye al posicionamiento de la comunidad gallega como clave para el desarrollo tecnológico a nivel mundial apostando por su modelo de minería sostenible para extraer cuarzo metalúrgico, del que se obtiene el silicio, uno de los compomentes de las baterías recargables de los teléfonos móviles. Con una cifra de más de 5.000 millones de personas en todo el mundo que utilizan a diario un dispositivo inteligente y en el contexto actual de escasez de materias primas estratégicas, la compañía aboga por dar un nuevo impulso a este sector para que, siempre desde el máximo respeto al medio ambiente, Galicia se convierta en un referente europeo.

La innovación y valorización son determinantes en la ruta que sigue el cuarzo metalúrgico desde que Erimsa lo extrae de forma sostenible hasta que millones de ciudadanos de cualquier rincón del planeta lo llevan en sus bolsillos al ser uno de los elementos indispensables de sus teléfonos inteligentes. En los últimos años, el silicio ha supuesto una auténtica revolución en la industria de la fabricación de baterías. Su implementación ha permitido aumentar la potencia y duración de las carga tanto de los móviles como de los vehículos eléctricos. Un sector, el de la automoción, con una demanda continua y creciente de este elemeno para elaborar microchips. 

Desde Erimsa se hace hincapié en que es el momento idóneo para aprovechar un mercado en auge a nivel mundial  priorizando la minería moderna y sostenible en la comunidad gallega, que abandera la producción internacional de cuarzo metalúrgico, si bien existen numerosos proyectos que están paralizados. "Habría que agilizar los trámites para que se puedan retomar o emprender nuevos proyectos que preservan el entorno natural, contribuyen a la dinamización socioeconómica del rural y potencian la innovación tecnológica de diversos sectores, además de garantizar la continuidad de determinadas industrias europeas", sostiene el director general de Erimsa, José Antonio Valencia. 

José Antonio Valencia, director general de Erimsa. CEDIDA
José Antonio Valencia, director general de Erimsa. CEDIDA

Transición hacia modelos energéticos más verdes

El silicio es, además, la base de la energía fotovoltaica. “La minería sostenible puede ser una palanca de cambio hacia nuevos modelos energéticos más verdes, potenciando las renovables porque el silicio se utiliza en los paneles solares, mejorando la eficiencia de esta energía alternativa y limpia”, incide  José Antonio Valencia, quien reitera que la apuesta por la compañía desde hace más de cuatro décadas es desarrollar un modelo diferenciado de minería que cumple con los mayores estándares de respeto al medio ambiente.

De los siete centros de producción de cuarzo metalúrgico activos que hay en España, cinco pertenecen a Erimsa y están situados en Galicia y Castilla y León. Aquí la prioridad es aplicar un sistema  de trabajo que permite compatibilizar la extracción mineral con las actividades económicas tradicionales, como la agricultura, la ganadería o el aprovechamiento forestal. Mayoritariamente se hace un cribado de terreno, inocuo con la tierra, que se arrienda a sus propietarios, a los que siempre se devuelve en óptimo estado para retomar su uso habitual. 

Estrategia de innovación

La estrategia de innovación de Erimsa se materializa en una avance continuo en la valorización de recursos naturales. Cuatro son las gamas de arenas de sílice que ha lanzado al mercado para satisfacer la demanda de diferentes sectores. Q-Sand para la industria química, construcción de infraestructuras y fabricación de morteros y pinturas, entre otras; Q-Bed, idóneas para garantizar el bienestar animal en los establos como camas para vacas; Q-Golf para la creación y mantenimiento de infraestructuras para practicar esta deporte y Q-Play, empleada en superficies de distintos espacios deportivos.