Entre finanzas y candidatos

GUILLERME VÁZQUEZ, el portavoz nacional del BNG, estuvo esta semana en Lugo para hablar con sus compañeros de partido sobre la Lei de Caixas. La foto de la reunión era un retrato fidedigno de la situación actual en la tercera fuerza política de Lugo: Vázquez aparecía flanqueado por Fernando Blanco y Xosé Antón Bao, hombres fuertes en la provincia y la comarca de Lugo centro. En un lateral de la mesa estaban, codo con codo, Paz Abraira y Xosé Anxo Lage, portavoces del grupo municipal en la ciudad de Lugo y este último, además, cabeza de lista en los comicios locales de 2007.

No consta que en esa reunión se hablara de elecciones. Los nacionalistas aún no han fijado plazos para preparar la cita de mayo de 2011. Vázquez sí que aludió, ante las preguntas de los periodistas, a qué repercusión puede tener en los gobiernos de coalición entre PSOE y BNG el hecho de que las dos formaciones discrepen sobre la Lei de Caixas. ¿Efectos? Ninguno, afirmó el líder nacionalista. Dos días antes, el BNG le había puesto los 'cuernos' al PSOE con el PP en la Diputación de Lugo, precisamente por la Lei de Caixas, pero no parece que los 'novios' socialnacionalistas estén preparando su divorcio. Tampoco es la primera vez que el Bloque es infiel a su pareja socialista.

Es posible que el BNG ponga en marcha este marzo (puede que en el Consello Nacional del día 13, me apuntan) el proceso electoral; lo primero, claro, será fijar un calendario. Igual entonces ya podremos hacernos una idea de cuándo despejaremos la gran incógnita que afecta a Lugo: quién será el cabeza de lista en la capital provincial. En junio pasado, pronostiqué aquí que Lage Suárez no repetirá... pero ocho meses y una gran Crisis después, igual hay que replantearse los pronósticos.

La Crisis es, por ejemplo, la que hace que se hayan reducido las posibilidades de que el PSOE cambie de candidato. Los socialistas se atienen al viejo dicho de no hacer mudanzas en tiempo de tribulación. En este caso, a la recesión económica hay que sumar la aparentemente irresistible ascensión del PP gallego. Liderados por un Núñez Feijóo en estado de gracia, los populares están convencidos de que pueden desalojar a socialistas y nacionalistas de muchas alcaldías, por lo que el PSOE no se va a atrever con aventuras cuando ni siquiera tiene garantizada la victoria con el candidato conocido.

En cambio, en el BNG la cosa no está tan clara. En algunos sectores del partido se piensa que lo peor ha pasado y que no se puede caer más bajo, después de los batacazos electorales de 2009. Si cunde esta teoría, la UPG se atreverá en Lugo a cambiar al cabeza de lista. En las anteriores elecciones, recuerden, Lage había salido vencedor de la pugna con Bao porque, sencillamente, entonces era más conocido. Tres años después, Bao y Abraira ya se han hecho un nombre, aunque ahora está por ver cuál de los tres se llevaría mejor con López Orozco, actual alcalde. Porque lo que todo el mundo da por hecho es que si el PSOE gana en 2011, va a necesitar pactar para mantener la alcaldía lucense.

Otra incógnita es, en el caso de que el BNG mande al retiro a Lage, quién le sustituirá, si Bao o Abraira. La cosa no está clara. Los dos tienen opciones. Y aquí entraría en juego otro elemento, la Diputación; es decir, las posibilidades de que se repita el bipartito. El PP (y también muchos socialistas y nacionalistas) da por hecho que ganará un diputado en Lugo. Con uno más en el resto de la provincia, recuperará el gobierno, y entonces Bao pasaría de ser el poderoso vicepresidente de la Diputación a quedar en el aire.

-O-O-O-O-

PARO ♦ El estremecedor goteo diario
Desde hace unas semanas, este periódico no cesa de publicar cada día alguna noticia negativa sobre el empleo en la provincia de Lugo: Sykes, Nostrus, Lucusdat, Siemsa... Son cierres en empresas pequeñas, pero que, sumados, representan un significativo porcentaje de población. Es como si después de que las empresas grandes (Leche Pascual...) sufrieran la Crisis, ahora les tocara a las pequeñas. Lo grave es que esto está ocurriendo cuando muchos dicen que lo peor de la recesión ya ha pasado y cuando en Lugo esperábamos que, precisamente por el escaso tejido industrial de la provincia, las vacas flacas pasaran de largo. Pero al final también han parado aquí, en un ejemplo más de que nadie puede sustraerse a la Crisis.

PATRONATOS ♦ Turismo político
Muy visceral ha sido el ataque de la Cámara de Comercio de Lugo contra la Diputación a causa del patronato de turismo. Mal van las cosas cuando dos entes que deberían unir sus fuerzas por el bien de la provincia se tiran los trastos a la cabeza de esta forma. Da a entender que las cuestiones políticas al final pesan más que el bien común.

A la luz de los políticos. Cualquier inauguración es buen pretexto para que se reúnan cientos de políticos o empresarios de peso. En este caso, se trataba de poner en marcha una subestación eléctrica en la ciudad de Lugo, algo aparentemente menor, pero que en esta ocasión no lo es tanto, porque es nada menos que la instalación que dará suministro al nuevo hospital. Lo bueno del acto inaugural es que hace que los lucenses sientan que cada vez queda menos para poder estrenar un centro tan moderno pero tan moderno que siempre se iba a inaugurar en un ignoto futuro. (Foto: Pepe Álvez)

-O-O-O-O-

PINCELADAS
CONSUMO. Los mercados municipales de la provincia de Lugo no viven sus mejores momentos, a pesar de los esfuerzos de los gobiernos locales.

SANTOS. Es fascinante y entrañable que aún se mantenga la tradición de velar en casa imágenes itinerantes de santos.

MORÁS. Ojalá la celeridad al elaborar el informe de viabilidad se repita para abrir el dique de Alcoa al tráfico comercial.

O RECORTE ♦ Ás agachadas

El Progreso, 25-02-2010Este home debeu de perder algunhas páxinas do manual do perfecto defraudador. Porque non se pode denunciar o roubo dun coche de gama alta e logo poñerse a despezalo no garaxe comunitario; eu creo que igual se ve menos se se fai no medio da rúa ou se un ten un chalé con garaxe independente. Claro que co mal tempo destes días, igual o home decidiu facer a operación a cuberto. Por se acaso, puxo o coche de lado, para que ningún dos seus veciños se decatara de que estaba a pasar algo raro co vehículo. Isto último foi o máis enxeñoso de todo.

Comentarios