domingo. 23.02.2020 |
El tiempo
domingo. 23.02.2020
El tiempo

Emplean más de 18 horas en extinguir un fuego que arrasó tres hectáreas de monte en A Devesa

Grumir de Ribadeo, sancando agua de una de sus motobombas (Foto: I.G.)
Grumir de Ribadeo, sancando agua de una de sus motobombas (Foto: I.G.)

La localidad ribadense sufrió ayer su mayor incendio forestal en lo que va de año, con un fuego que calcinó, según los datos de la Consellería de Medio Rural, 2,5 hectáreas de terreno, dos de ellas de monte raso y otra media, de superficie arbolada. Los equipos de extinción tardaron más de 18 horas en sofocarlo, desde que se inició a las 21.30 horas de la noche del lunes y hasta que se dio por extinguido a las 15.40 de la tarde de ayer.

La Xunta de Galicia desplazó al lugar a dos agentes forestales y a cinco brigadas, que llegaron con dos motobombas, si bien, todos ellos recibieron la ayuda de los Grupos Municipales de Intervención Rápida (Grumir) de Ribadeo y de Barreiros, ya que los primeros acudieron con sus dos vehículos contraincendios y acercaron al menos seis efectivos, que se turnaron día y noche para cooperar y que se quedaron hasta el cierre de esta edición de retén en A Devesa. Además, los barreirenses se desplazaron desde la madrugada a este monte, ubicado entre el límite con Noceda y al pie del monte Mondigo, para suministrar agua con una motobomba municipal.

El alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, y el edil de economía, Vicente Castro, también permanecieron en este monte hasta que las llamas más peligrosas quedaron extinguidas, algo que ocurrió hacia las dos de la madrugada. También colaboraron en la extinción voluntarios de Protección Civil de Ribadeo, así como agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil.

El hecho de que el incendio se produjera «nunha zona onde hai poucas semanas houbo un conato, que quedou só neso afortunadamente grazas á rápida actuación dos efectivos que interviron, e o feito de que se localizara nun lugar de difícil acceso, apunta a que foi provocado», como señaló el primer edil, para quien el fuego «calcinou catro hectáreas».

Suárez Barcia interpreta que «isto quere dicir que neste país, a época de incendios non coincide co verán; realmente cando hai máis perigo é agora, nestes meses de setembro, outubro e novembro», por lo que criticó «a ansia de recortes da Xunta que leva a tocar servizos de seguridade, porque un concello coma Ribadeo non pode estar pendente disto ou só ter á súa disposición un parque de bombeiros en Barreiros, que está moi ben; todo iso non quita o importante que é contar cun servizo propio para 10.000 habitantes».

Añade que «a experiencia destes últimos anos cos incendios en Ribadeo demostra que de feito hai uns bos servizos propios», como los Grumir, que terminarán en diciembre su labor, a la espera de que el Concello reciba una nueva subvención para volver a ser contratados. Agradeció «o traballo realizado polo persoal da Xunta» en este incendio forestal, pero señaló que «como hai poucos efectivos autonómicos, tardaron en chegar».

También la vecindad de Vilameá, en A Pontenova, sofocó ayer un conato de incendio forestal.

Emplean más de 18 horas en extinguir un fuego que arrasó tres...
Comentarios