domingo. 05.04.2020 |
El tiempo
domingo. 05.04.2020
El tiempo

El vigilante: ''Temí por mi integridad y me sentí amenazado''

El vigilante de seguridad que cursó una denuncia contra la diputada socialista Beatriz Sestayo por un supuesto intento de atropello en el acceso al aparcamiento de la sede legislativa en Galicia alega que "temía por su integridad física" y que "se sentía amenazado" por la conducta de esta mujer.

En el documento al que ha tenido acceso EFE y que se tramitó a las 10:49 horas del 6 de noviembre, el denunciante expone que él pretendía cumplir con las órdenes de que los parlamentarios solo entrarán a la Cámara con el vehículo que se les haya autorizado y en todo caso no han de tener otro turismo estacionado en este recinto.

El operario adjunta copia de los citados escritos, donde constan estas encomiendas, y relata que el pasado 29 de octubre, sobre las 9:55, Sestayo intentó acceder al Parlamento con un automóvil pese a que ya tenía otro estacionado en el citado párking desde marzo, por lo que se le hizo saber que "no podía estacionar el vehículo en el que iba hasta que retirara el otro".

Entonces, y siempre según la versión de este trabajador, la socialista hace "caso omiso" a las indicaciones y este es el motivo por el que el denunciante se posiciona ante el vehículo de la denunciada a fin de impedir el acceso.

Pese a ello, y así se hace constar en el atestado de la Policía Nacional, la diputada "ignora" las indicaciones y da "pequeños acelerones" con el coche que pilota para que el vigilante se aparte, "dejando incluso caer el vehículo hacia atrás para volver a acelerar" y obligando al dicente a apartarse "para evitar ser atropellado".

Posteriormente, Beatriz Sestayo habría llegado a la zona de barrera y, una vez allí, el operario volvió a reiterarle las mismas órdenes, "no permitir el acceso a nadie que tuviese un vehículo estacionado en el interior", a lo que ella habría replicado que previamente había hablado con la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, y que ésta la había autorizado.

En ese momento, el guardia replica que no le consta autorización alguna y Sestayo responde nerviosa, "estáis mintiendo, llego tarde a votar, soy diputada y voy a ejercer mi derecho como tal a acceder", una frase tras la que se baja de su vehículo y añade, "pues ya os ocuparéis vosotros del coche, yo lo pienso dejar aquí".

En base al testimonio del empleado, la diputada cumple su palabra y deja el vehículo con las llaves puestas delante del párking obstaculizando la entrada al mismo durante "unos 30 minutos" y "estando parte del vehículo sobre la acera" hasta que "otra persona de su grupo parlamentario" acudió a retirarlo.

El vigilante afirma que de todo lo mencionado fue testigo un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía adscrito a la comunidad autónoma de Galicia y que las cámaras de seguridad "lo han grabado todo".

El vigilante: ''Temí por mi integridad y me sentí amenazado''
Comentarios