El Rey ya conoce el caso del galeón Santiago hundido en Ribadeo

Felipe VI agradeció por carta la información enviada por el colectivo que defiende el pecio

Una carta de respuesta de la Casa Real, firmada por Jaime Alfonsín, el lucense que es Jefe de la Casa de Su Majestad el Rey desde junio de 2014, fue el grato regalo que Navidad que tuvieron los miembros de la asociación Amigos del Galeón de Ribadeo. Ellos le enviaron al Rey Felipe VI un dosier sobre el pecio que está hundido en la ría de Ribadeo y la respuesta no ha tardado en llegar.

La presidenta del colectivo, Ainhoa López, que es profesora de conservación y restauración, se empezó a interesar por este barco, de 32 metros de eslora, a partir del 2011, cuando una draga destapó los restos de este impresionante buque. Uno de los primeros pasos que dieron fue ponerse en contacto con la Armada, en Ferrol, para que conocieran de primera mano la existencia de un buque de guerra de la época de Felipe II.


El galeón Santiago formó parte en 1596 de la llamada flota de socorro de Irlanda, que sufrió numerosos reveses vinculados con las condiciones meteorológicas


Tras ese primer contacto, se propusieron elaborar un dosier con toda la información disponible sobre el buque para enviarle al Rey, lo hicieron y ya tienen su respuesta. "De acuerdo con los deseos que manifiesta en la carta y documentación que me ha dirigido recientemente, con mucho gusto he hecho llegar a Su Majestad el Rey la información que la Asociación Amigos del Galeón de Ribadeo ha recopilado relativa al pecio galeón Santiago", dice la misiva.

"Su Majestad agradece esta atención y me encarga que, en Su nombre, le envíe un cordial saludo, que desea hacer extensivo a todos los miembros de la asociación, lo que cumplo con el mayor agrado". Quien firma la carta es Jaime Alfonsín, Jefe de la Casa Real.

"Nosotros no estamos vendiendo nada, simplemente queríamos que el Rey conociese de primera mano el caso del galeón Santiago y ya lo conoce", dice Ainhola López. Añade que, como experta en patrimonio, sabe que "lo primero que hay que hacer con este tipo de hallazgos es comunicarlos, darlos a conocer y valorarlos, para después poder protegerlos", comenta.

Este pecio hundido en aguas mariñanas tiene "mucha más importancia de lo que la gente cre", asegura López. En el mes de diciembre ha habido una ponencia sobre este caso en el Australasian Institute Maritime Archaeology. Además, también ha suscitado publicaciones en el Institute off Nautical Archaeology, de Texas, en Estados Unidos.

El galeón Santiago formó parte en 1596 de la llamada flota de socorro de Irlanda, que sufrió numerosos reveses vinculados con las condiciones meteorológicas. Ahora falta saber qué van a hacer con él.

Comentarios