miércoles. 01.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 01.04.2020
El tiempo

Arranca el Resurrection Fest

Primeras acampadas. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Primeras acampadas. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La cita más importantes del panorama musical de A Mariña, el Resurrection Fest, arranca hoy en Celeiro con 5.000 entradas distribuidas ya en la venta anticipada. El evento es, por méritos propios, uno de los festivales más sobresalientes del hardcore y el punk de todo el Estado y también del continente y está organizado por la Asociación Cultural Resurrection Fest con el patrocinio de varias marcas comerciales. El evento durará hasta el sábado y atraerá hasta el municipio a algunas de las bandas más destacadas del género. El evento mueve unas cifras abrumadoras en cuanto a afluencia de público, gasto y a la incidencia económica que se espera que tenga en el municipio.

La organización aguarda mantener el récord de asistencia logrado el año pasado, cuando se estima que participaron unas 23.000 personas. El precio del abono es de 40 euros y los interesados en asistir únicamente a uno de los tres días pagan 25 euros. Agencias de viaje planificaron rutas desde ciudades como Madrid, Barcelona, Lleida, Zaragoza, Burgos o Málaga. También se cuenta con una importante afluencia de seguidores portugueses. Las tiendas de campaña ya empezaron a ocupar el parque Pernas Peón este miércoles. La otra zona de acampada se sitúa en el monte San Roque.

El impacto del festival en la ciudad es notable. La ocupación hotelera está al 100% y la organización «constata la relevancia social y económica del evento que, según un estudio de la Universidad de A Coruña, se sitúa en 1,4 millones de euros». El Resurrection Fest se configura así como el único evento de la comarca capaz de atraer a un verdadero turismo de festival hasta la Costa lucense. El presupuesto de la cita es de medio millón de euros, de los cuales 16.000 se destinan a la seguridad. Se espera que hasta cien jóvenes de la localidad encuentren empleo alrededor del evento esos tres días.

Cambios

Tres de las 43 bandas contratadas cancelaron su actuación por diversos motivos, pero la organización solventó este contratiempo. Oathbreaker sustituye a los noruegos Kvelertak y en lugar de los grupos Freygolo y Avenous and Silhouttes subirán al escenario la formación asturiana de ‘comedy hardcore’ The Black Panthys Party y los castellonenses Day Of Rising. «Estas cancelaciones eran previsibles estadísticamente. Entre más de 40 grupos ya contábamos con que hubiese alguna baja, pero los cambios no afectan a la calidad musical, ya que las actuaciones de los conjuntos más aclamados siguen en pie», declara Iván Méndez, de la organización.

Una de las novedades de esta edición es el cambio de recinto. El campo de fútbol de Celeiro permite por primera vez la ubicación de dos escenarios, uno al aire libre y otro cubierto con carpa.

El Resurrection Fest comienza hoy con los portugueses For Ophelia’s Death, que abrirán los conciertos a partir de las 17.30 horas en el escenario Monster. La banda de post-hardcore Cohen tomará el relevo a las 18.55 en el escenario Jaggermeister. Cuernos de Chivo, grupo de death/trash, los canarios This Drama, Echovolt, Sworn Enemy, A Wilhem Scream, Toundra, Misconduct, Oathbreaker o Your Demise son otras de las bandas que actúan a lo largo de esta primera jornada.

A las 00.10 horas está dispuesto uno de los platos fuertes del día, el recital de Comeback Kid, uno de los grupos más aclamados por su potente directo. La despedida correrá a cargo de CIV, a partir de la 01.25 horas.

El cartel del fin de semana es de auténtico lujo, con tótems como Pennywise, uno de los mayores exponentes del punk-rock mundial con más de 20 años de trayectoria, y Bring me the Horizon, con una actuación que será la primera de la formación en España. Ambos tocarán el sábado.

Otros grupos de renombre son Bullet for my Valentine, Messugah, Gorila Biscuits, The Adicts, Bouncing Souls o Strife. Por si la calidad de los músicos no fuera suficiente reclamos, la organización propone «tres días de acampada gratuita entre el mejor ambiente veraniego».

Los festivales más pequeños dependen de la ayuda y el ingenio

Este tipo de eventos ejercen de trampolín para las bandas noveles de la zona, son gratis y ante la crisis buscan vías distintas de financiación

Los hermanos menores del Resurrection Fest no manejan cantidades tan altas ni atraen a tantas personas, pero tratan también de ofertar música de calidad, en vivo y al aire libre. Este tipo de eventos tienen más dificultades para salir adelante y financiarse, y ello agudiza el ingenio.

El Arreaocabo, que cumplió el viernes seis años de vida, se celebra en Celeiro centrando su apuesta en el rock. Participaron tres bandas locales, Bytheface, Rain is Art y Yuno, junto a Kogito y El Último Ke Zierre. La organización corre a cargo del Colectivo Chilindrín, que tuvo que rebajar el presupuesto hasta los 10.000 euros. Las instituciones que colaboran con la agrupación son el Concello de Viveiro, que sufraga el palco y el equipo de sonido, y la Diputación Provincial de Lugo. También obtienen ayuda de empresas y negocios de la zona. La entrada es libre.

El festival Sargadelos Fusión celebró el sábado su tercera edición. La asociación Fervenza de Sargadelos quiso reservar una noche de la romería de Santiago para la juventud, con conciertos al aire libre. «A nosa intención é seguir mentres se poda, intentando ser un trampolín para bandas noveles ou ofrecer un escenario para que grupos máis consolidados podan tocar na zona», señala Ramiro Chaves, vicepresidente del colectivo. El festival hace hincapié en la variedad, reuniendo a músicos de diversos estilos, como folk, rock o mestizaje. El cartel de este año juntó a los ribadenses Remakers y los sancibrenses Clan Maragato con grupos como Falperrys o Medomedá. El presupuesto es de 6.000 euros y la entrada gratuita. El Concello de Cervo aporta el palco y habilita la zona de acampada, mientras que la diputación provincial aporta ayuda económica. Otras fuentes de ingresos son el aporte de los negocios de la zona, la venta de camisetas, el alquiler de las parcelas de acampada o la realización de actividades por parte de la asociación. Con estos eventos no sólo recaudan dinero, sino que también contribuyen a activar la vida social y cultural de Cervo, como la Noiteboa Infantil o la Festa da Fabada.

El festival de As Minas, de Pontenova, cumplirá su quinto aniversario los días 19 y 20 de agosto. Participarán grupos como Festicultores o A Banda da Balbina. El presupuesto es de unos 13.000 euros y se ha visto reducido año a año. «Coa crise, as institucións rebaixaron case á metade as axudas que nos conceden, e neste momento un dos nosos pilares é o apoio dos negocios da vila», afirma Daniel Veiga, presidente de la asociación que organiza el evento. La opción de montar una barra en el recinto es uno de los recursos más socorridos. «O que obtemos do bar máis a axuda económica dos negocios supón o 80% do noso orzamento», sostiene Veiga. La entrada es gratuita y también la posibilidad de acampar, en una zona que cuenta con los servicios básicos que demandan los aficionados.

La Arroutada se celebra en San Cibrao desde 2003, caracterizándose por su apuesta por la variedad y por ser un fiel reflejo de la cantera de músicos de la localidad, que se unían a grupos de la comunidad y del Principado de Asturias. La continuidad del evento está en el alero tras la disolución del colectivo Arroutados. Queda pendiente una reunión entre jóvenes sancibrenses y el ayuntamiento cervense, para impulsar una cita que se ha convertido en tradición y que podría regresar a principios de septiembre.

DIFICULTADES. La desaparición de estos eventos es una tónica

Las complicaciones que sufren estos certámenes son a veces más fuertes que la dedicación de los organizadores. La Festa da Marosa, un referente de la música en vivo de A Mariña, con quince años de trabajo, celebró su última edición en 2010. Manolo Maseda, uno de sus impulsores, considera que «en tempos de crise sempre se recorta polo mesmo lado, o da cultura». Para él «os festivais non poden depender das subvencións. As asociacións deben esforzarse, os grupos saber adaptarse as circunstancias e o público tomar parte. Pero, con todo, si é necesario que os governos aposten por eles», afirma. De no ser así «haberá que cobrar e a música será algo elitista».

ARREAOCABO Celeiro apuesta por el rock

El Arreaocabo es una cita ya tradicional para los amantes del rock en A Mariña. El festival ha contado en su escenario con grupos de gran recorrido en el género como Porretas, Lamatumbá, Boikot, Def Con Dos o El Último Ke Zierre. El Colectivo Chilindrín impulsa esta cita desde hace seis años, que se ha convertido también en una plataforma para los músicos jóvenes de la zona.

SARGADELOS FUSIÓN En la variedad está el gusto

La romería de Sargadelos solía dedicar un día a los jóvenes con la organización de conciertos al aire libre. La asociación Fervenza de Sargadelos organiza las fiestas desde hace tres años y quiso retomar esta tradición. El festival apuesta por la variedad, juntando a grupos de diversos estilos, con el único nexo de entender la música de una forma festiva y agradecida para el público.

FESTIVAL DE AS MINAS ♦ Dos días con la mejor música

El festival pontenovés cumplirá en agosto -los días 19 y 20- su quinto aniversario. A Roda, Tonhito de Poi e a Rasa Loba, Ruxe Ruxe, Cómplices, Astarot o Reincidentes son algunos de los nombres que han formado parte de su historia. Festicultores Troupe y A Banda da Balbina, que ganaron el popular concurso A Polo Ghit de la Radio Galega en la edición de 2009, son los principales reclamos para el público en esta edición. También estarán Meister y MU2, grupo de tributo a Bono y compañía.

Arranca el Resurrection Fest
Comentarios