lunes. 21.10.2019 |
El tiempo
lunes. 21.10.2019
El tiempo

El regidor dice que los trabajadores del Concello ya respetan su horario

Un operario del Concello, trabajando en O Cargadeiro.  ama
Un operario del Concello, trabajando en O Cargadeiro. ama

La advertencia que el alcalde ribadense, el nacionalista Fernando Suárez Barcia, hizo pública sobre que tomará medidas contra aquellos trabajadores municipales que «continúen chegando tarde ou incumprindo os seus horarios», sigue generando reacciones. La primera de ellas procede del propio regidor, quien se mostró satisfecho al señalar que «onte tódolos traballadores municipais chegaron á súa hora».

Sin embargo, el comité de empresa, cuyo representante por la Confederación Intersindical Galega (CiG) es José Antonio Monasterio y que se mostró hasta el momento de acuerdo con la advertencia, si bien señaló que era injusta para los trabajadores que cumplían, emitió ayer un comunicado en el que valora «negativamente a providencia da alcaldía sobre o incumprimento dos horarios laborais, xa que máis que solucionar ou corrixir aquelas situacións perniciosas, ven a desprestixiar ao funcionariado e ás traballadoras e traballadores públicos, dos que a corporación debería ser a máxima defensora».

Insiste en que «a alcaldía conta cos recursos suficientes para xestionar e facer cumprir as obrigas do persoal e o máximo responsabel de recursos humanos é o alcalde, para que dunha forma interna solucione os problemas e non solicitando o apoio da veciñanza que, en todo caso, debera actuar como control do labor político».

El comité de empresa, que «non está para fiscalizar o traballo dos compañeiros, senón para velar polo cumprimento dos dereitos dos traballadores», expresa así su «descontento por este tipo de comunicados que non fan máis que danar á función pública» y se muestra en pleno desacuerdo con la apreciación de que sólo «existen honrosas excepcións» a los que incumplen su horario, lo que considera que es «dar unha imaxe falsa do persoal público do Concello».

Gran hermano

El portavoz de la Unión do Pobo Ribadense (Upri), Agustín Reymóndez, también cree que el problema «debeuse solucionar de portas para adentro, porque o rexedor ten medios e capacidade para corrixilo despois de oito anos na alcaldía». Cree que al hacerlo público «fixo de Ribadeo un Gran Hermano que a vecindade non merece e ademais puxo en brete a todo o colectivo».

Reymóndez considera que «o problema nace pola inxente cantidade de traballadores que contratou o Concello, porque posiblemente non fixeran falta tantos e ata se están a tropezar nas oficinas de moitos que son; semella que cando había rédito electoral conviña meter xente, pero agora coa crise, hai que sair ós medios con este problema, para culpar coma sempre Suárez Barcia, a outros das súas responsabilidades».

Regidor

A todo ello, respondió ayer el alcalde, Fernando Suárez, diciendo que «fronte a todos aqueles» que le acusan de «faltar á verdade con isto, só lles teño que dicir que dende que o fixen, tense visto con grande sorpresa como todo o mundo cumpre o horario, así que non sei de que se laian». Tan sólo espera que «non sexa unha reacción dun día ou dos primeiros días, senón que se prolongue ata o día do xuízo final se fai falla».

Respecto a los antecedentes sobre suspensiones de empleo y sueldo a funcionarios y trabajadores municipales del Concello de Ribadeo, conviene aclarar que se dio un caso cuando fue alcalde Eduardo Gutiérrez, con el Bloque Nacionalista Galego, en el periodo comprendido entre 1987 a 1995.

Entonces un empleado público fue expedientado por un disturbio que causó y, frente a las informaciones que señalaban que finalmente hubo un juicio y que se le tuvieron que abonar las nóminas aplazadas, cabe señalar que los datos correctos al respecto indican que en ningún caso hubo reclamación, por lo que el Concello nunca le tuvo que pagar atrasos a este trabajador, y que la suspensión no duró seis meses, sino la mitad de tiempo.

El regidor dice que los trabajadores del Concello ya respetan su...
Comentarios