sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

El plantel de Vestas vive con incertidumbre la aplicación de los Eres

Las instalaciones de Vestas, con su aparcamiento vacío
Las instalaciones de Vestas, con su aparcamiento vacío
Critican la falta de información de la empresa, que el lunes negocia con el comité. La mayoría de despidos serían en producción y almacén

Con "incertidume, nervios e rabia" viven los trabajadores de Vestas las primeras horas desde que conocen la intención de la empresa de aplicar un Ere extintivo para 54 puestos y otro de suspensión temporal para el resto de la plantilla hasta el mes de octubre.

Los operarios consultados, que por razones obvias piden mantener su identidad en el anonimato, ven con resignación e impotencia el nuevo escenario que se les plantea tras meses de muchos rumores. Cuentan que conocían desde hace poco los planes de hacer en Chavín el nuevo aerogenerador Super Slim de dos megavatios -que ya produce Vestas en su fábrica de China- pero no sabían cómo afectaría esto a la plantilla "e así nos tiveron ata o último momento", dicen.

Afirman que los responsables de la fábrica "non dixeron nada ata que acabou a produción, ata que o último xenerador saíu da fábrica. Miran só os números, din que fixemos moi ben o traballo, pero facer ben o noso traballo lévanos á rúa", sentencia este empleado. "Traballouse moito e sabiamos que iba vir o novo aparato, polo que a xente empezou a cavilar que iban recortar custos e que sobraba xente", apunta otro trabajador de Vestas.

Los operarios relatan que cuando el lunes los directivos les explicaron sus planes apenas dieron información. "Contáronnos que viña o famoso Super Slim e -literalmente, aseguran- que aquí se iban facer as sobras do de China. Dixeron que iba haber despedimentos e un Ere para o resto, pero non contestaron cando se lles preguntou a cantidade de xente que se iba botar nin os tempos do Ere; nunca nos quixeron dicir nada", comenta uno de los operarios, que agradece la intervención en ese momento del presidente del comité, Julio López Cribeiro, que fue el que les comunicó la cifra de despedidos que propone la empresa. Sobre la inversión que anunció la firma de un millón de euros para adaptar las instalaciones a la producción del nuevo generador, aseguran que se enteraron ayer "pola prensa".

Dentro de lo dramático de la situación hay pequeñas luces de optimismo. Un trabajador cuenta que esta vez puede suceder lo mismo que hace un lustro, cuando la empresa hizo un Ere y trasladó a varios empleados a la fábrica de Ponferrada, pero luego todos acabaron regresando a sus puestos en Chavín tras el aumento de la producción, algo que esperan que suceda también en este caso. "Renovarse é bo, se non compites co mercado vaste estancar e que traian un aparato moderno é positivo", dice el operario, quien sin embargo reconoce que "competir cos chineses non é fácil".

Otra persona que trabaja en la fábrica hace alusión también al anterior Ere pero lamenta que "nesta ocasión non se barallou a opción de ir a outras fábricas". Asegura que "hai moita preocupación, porque son 54 familias" y algunas de ellas dependen de este sueldo, y añade que no se esperaba que fueran a ser tantos los afectados. "A xente pensaba que iba haber un Ere para todos, pero isto foi un zambombazo", concluye.

CÁBALAS. La información sobre el número de despedidos que plantea la empresa en cada departamento es confidencial pero corre de boca en boca. Según comentan algunos trabajadores, la firma propondría prescindir de personal en todos los departamentos y los más afectados serían el de producción, donde plantearía reducir cerca de 30 puestos, y el de almacén, que quedaría reducido al mínimo tras querer prescindir de unos 15.

Por su parte el presidente del comité de empresa rechaza entrar en el baile de cifras hasta que no se avance en la negociación para "non alertar á xente sen motivo". Los representantes de los trabajadores estudian durante esta semana el dossier que les facilitó la empresa con sus propuestas de ajustes y el lunes se sentarán a negociar a primera hora. A continuación el comité cita a los trabajadores "para que estean informados de todo o que está sucedendo".

Mientras tanto, la fábrica ofrece un aspecto desangelado y cuenta con seguridad en el exterior. Los trabajadores están de permiso remunerado hasta el 6 de abril y a partir de entonces es cuando se aplicarían los dos Eres.

El plantel de Vestas vive con incertidumbre la aplicación de los Eres
Comentarios