miércoles. 15.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 15.07.2020
El tiempo

El Obispado se da un año de plazo para acabar de restaurar San Vicente

Andamios montados en la iglesia monfortina para rehabilitar varias de sus vidrieras (Foto: AEP)
Andamios montados en la iglesia monfortina para rehabilitar varias de sus vidrieras (Foto: AEP)

El Obispado de Lugo se ha marcado como objetivo llevar adelante la segunda fase de restauración de la iglesia de San Vicente do Pino de Monforte a lo largo de 2012, completando así los trabajos realizados durante el último año e incluidos en una primera intervención sufragada por la Xunta de Galicia con una aportación de 400.000 euros.

El responsable de patrimonio artístico de la diócesis lucense y expárroco de San Vicente, César Carnero, indicó que se ha decidido que el arquitecto que diseñó el plan de la primera intervención se encargue de redactar el proyecto de la segunda fase a lo largo de este año para que, añadió, «si todo sae ben, poder iniciar as obras no 2012. Eso sería o ideal se contamos, polo demais, co apoio das institucións».

Las nuevas tareas de rehabilitación previstas se centrarían en la nave del templo y consistirían en retirar la cal de los muros para sanearlos, limpiar arcos y bóvedas, labores de encintado, eliminación de problemas de salitre en algunas zonas, sustitución de algún nervio de arco en mal estado, levantamiento del pavimento para su mejora y actuaciones en ventanas, puertas y vidrieras, además de proceder a la renovación de la instalación eléctrica y de megafonía.

En cuanto al coste de ejecución de tales obras, César Carnero no quiso «aventurar» una cifra hasta que el proyecto esté redactado, pero podría ser similar a la empleada para llevar a cabo la primera fase de restauración y que se centró en el crucero de la iglesia.

En cuanto a este plan, el responsable del patrimonio artístico del Obispado lo supervisará mañana. Sobre él manifestó que está «prácticamente rematado, pois só quedan por facer retoques, cousas puntuais».

También será necesario proceder al montaje de los retablos de San Benito y el Cristo, para lo que se estudia qué empresa contratar para que asuma tales labores toda vez que la encargada, hace cerca de dos años, de su restauración quebró.

Descubrimientos

Precisamente, en la pared del retablo de San Benito sacaron a la luz nuevas pinturas murales que podrían datar del Renacimiento. Se tratan de dibujos que imitan una sillería e incluso incluyen seragrafiados, una técnica muy empleada en la zona de Castilla en aquel momento.

Otro descubrimiento se produjo en la cabecera del crucero norte del templo. En esa zona aparecieron algunos elementos de otro mural también de corte renacentista que podría ser parte de una decoración sepulcral ya que en aquella zona estuvieron enterrados los cuartos condes de Lemos.

Su puesta en valor, según indicó César Carnero, «terá que esperar. A verdade é que non sabemos cando se poderá facer».

Las obras de recuperación del templo incluyeron el derribo de una puerta en la fachada sur que se construyó en 1601. Al abrirla se encontró un relieve en mármol cuyo origen podría ser paleocristiano, unas jambas románicas, dos trozos de una columna de una portada románica, una dovela con rosetas y un pináculo renacentista. Todas estas piezas fueron usadas en su día como relleno para tapiar la puerta.

OTRAS ACTUACIONES

  • Retablo mayor y de la Virgen. La iglesia de San Vicente do Pino tiene otras necesidades que no han sido incluidas, por el momento, en ningún plan de restauración, como son la limpieza del retablo mayor y eliminar los xilófagos que tiene el de la patrona de Monforte, la virgen de Montserrat, además de , en este último caso, retirar la pintura añadida al conjunto.
  • Presbiterio. Las pinturas murales situadas en el presbiterio se encuentran muy deterioradas. Según César Carnero, quizá no tengan un valor artístico de «primera magnitud», pero a su juicio sería necesario recuperarlas, algo que, añadió, si no se hace pronto convertirá los murales en irrecuperables.
  • Hallazgos. Las obras de rehabilitación de la iglesia no dejaron de aportar datos sobre la antigua construcción que hubo en su lugar, así como de otros elementos que caracterizaron el templo a lo largo de su historia. Se hallaron sepulcros y salió a la luz el basamento del presbiterio original.

El Obispado se da un año de plazo para acabar de restaurar San Vicente
Comentarios