sábado. 22.02.2020 |
El tiempo
sábado. 22.02.2020
El tiempo

El agro es más que madera

En el año 2010, los comuneros de O Carballo decidieron probar suerte con la apicultura
En el año 2010, los comuneros de O Carballo decidieron probar suerte con la apicultura
La comunidad de montes de O Carballo, en Friol, decidió hace 10 años que quería aprovechar todos los recursos que la naturaleza le ofrecía en sus terrenos. Los comuneros querían producir algo más que madera y se aventuraron con actividades como la apicultura, la recogida de setas y de resina o la cría de caballos o cerdos celtas.

DIEZ AÑOS pasaron ya desde que la actual junta rectora de la comunidad de montes de O Carballo (Friol) entraba en la dirección y decidía tomar medidas para optimizar el aprovechamiento de los recursos naturales. Hasta ese momento, la comunidad tenía firmado un convenio con la Xunta para aprovechar únicamente la madera. Esto no convencía a la nueva directiva, querían hacer algo más con su terreno y la primera decisión que tomaron fue cancelar el acuerdo con la Administración para orientar la gestión del monte ellos mismos.

El primer proyecto que pusieron en marcha fue la introducción de caballos de pura raza gallega en una extensión de 270 hectáreas. Inicialmente contaban con 15 animales y a día de hoy tienen alrededor de 30 cabezas. Además de los beneficios de la cría, los animales facilitan también que el monte esté libre de matorral. A pesar de que el número de caballos ha aumentado desde el inicio del proyecto, sus propietarios dicen que existe un impedimento para que el crecimiento sea aún mayor: el lobo. Como media, suelen tener alrededor de 15 bajas al año. Apuntan que no les compensa dar aviso de los ataques a la Xunta para optar a compensaciones porque es necesario encontrar el cadáver del animal y en muchas ocasiones no es posible.

El monte de O Carballo se ha convertido en una referencia en Galicia en el aprovechamiento de los recursos naturales

La comunidad de montes de O Carballo cuenta con 710 hectáreas de terreno, de las cuales 450 se dedican a la producción de madera y el resto a pasto. Las plantaciones madereras se dividen en tres especies de pino: el silvestre, el pinaster y el radiata. Pero también existen zonas de frondosas autóctonas y plantaciones de árboles de fruto, como los castaños.

Los comuneros mantienen, además, zonas sin intervención alguna. Son "espazos naturais que non se transforman", afirma José Manuel Iglesias, presidente de la comunidad de montes de O Carballo.

RESINAS. Otro proyecto que se animaron a probar el año pasado fue la recogida de resinas. El secretario de la comunidad de montes, Lito Buján, explica que es una labor que requiere "unha xornada de oito horas", por lo que resulta difícil conciliarla con los trabajos particulares de los comuneros y, por este motivo, la han descartado de momento. No obstante, han comprobado que "é viable" y que puede ser "unha opción de futuro" si se le dedica tiempo.

La recogida de setas es otra de sus opciones de aprovechamiento del monte y, en este caso, sí se ha mantenido en el tiempo. Los comuneros han decidido abrir al público esta actividad y han establecido una tasa para que cualquier aficionado pueda acudir a sus terrenos a coger setas. Lo único que hay que tener en cuenta es que existe un límite de dos kilogramos por persona y día. Los hongos de O Carballo cuentan, además, con el certificado de producción ecológica de Craega.

Los comuneros friolenses también probaron suerte durante dos años con el cebo de cerdo celta. Por problemas administrativos, en esta temporada no los tienen, pero tienen previsto criarlos de nuevo en el futuro. La decisión deberá tomarla la asamblea, aunque lo más probable es que repitan la experiencia debido a los buenos resultados obtenidos.

El trabajo de los comuneros de O Carballo es voluntario y favorece a los 49 propietarios del monte. Es por ello que se requiere el beneplácito de la asamblea para poner en marcha proyectos y tomar cualquier decisión. Tanto el presidente como el secretario reconocen que no es nada sencillo poner a los vecinos de acuerdo, pero que la información clara y el diálogo son el secreto de su éxito.

El agro es más que madera
Comentarios