Martes. 21.11.2017 |
El tiempo
Martes. 21.11.2017
El tiempo

LA POLICÍA HABLA DEL PAPEL DE LOS "CONSEGUIDORES" EN LOS DELITOS ECONÓMICO

El gerente de Alcor acude al juzgado por un asunto de tráfico de influencias

Trabajadores de Alcor en defensa del gerente de la firma frente al juzgado
Trabajadores de Alcor en defensa del gerente de la firma frente al juzgado
Un grupo de empleados arropa a su jefe, Carlos Somoza, investigado por varios delitos

El responsable de la empresa Alcor Seguridad, el monfortino Carlos Somoza, pasó en la mañana de ayer por los juzgados monfortinos como presunto implicado en un delito de tráfico de influencias, según la acusación particular, el sindicato Uso. Se trata de uno de los varios delitos que se le imputan, como otros contra los trabajadores, la Seguridad Social y la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, revelación de secretos, falsedad documental, estafa y alzamiento de bienes.

Somoza llegó a la sede judicial monfortina pasadas las diez de la mañana y lo hizo arropado por un nutrido grupo de trabajadores que con pancartas y gritos respaldaron su gestión y el funcionamiento de la empresa, nada que ver con lo acontecido hace casi un año, cuando eran otros empleados de la firma los que ponían en duda, también a voces y con pancartas, los métodos utilizados por Somoza para dirigir la empresa, sobre todo en lo referente a las condiciones laborales.

Desde el sindicato que ejerce la acusación particular en este proceso, se señaló en la mañana de ayer que Somoza tuvo que dar cuentas ante el juez sobre un posible delito de tráfico de influencias acontecido en Canarias.

Y es que en las grabaciones telefónicas realizadas durante un año por la Policía Nacional se incluyen conversaciones entre el delegado de Alcor en Canarias, Antonio Soler, quien habla con un hombre llamado Antonio, «que tiene contactos que le facilitaría a la mercantil un servicio de vigilancia de parques y jardines en la localidad de Aruca», dice la Policía. En otra conversación, añade, «Antonio le comenta a Somoza que hizo contactos con el Gobierno de Canarias, por mediación del antiguo presidente, y que le ha dicho que se presenten al concurso, que se acaba la fecha».

También manifiesta que conoce «a varios consejeros en las Palmas de Gran Canaria que le conseguirían servicios de seguridad».

Además, existen transcripciones de charlas mantenidas entre Carlos Somoza y otras dos personas identificadas solo como Sabros y Braulio. Este último le dice que hablará con el teniente de alcalde sobre una posible adjudicación.

El gerente de Alcor acude al juzgado por un asunto de tráfico de...