Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

El doble sentido de circulación regresa al puente de A Misericordia y a la variante

El proyecto, que funciona desde este martes, generará unos 75 aparcamientos nuevos en la travesía

El puente de A Misericordia y la variante de Viveiro vuelven a tener doble sentido de circulación desde última hora de la tarde de este pasado martes, igual que la calle Navia Castrillón, mientras que la Travesía da Marina mantiene la dirección única, hacia Celeiro, pero con un solo carril. Los cambios obedecen a la puesta en marcha del plan de reordenación del tráfico impulsado por el gobierno vivariense, ejecutado por la firma Carferlo y financiado por la Diputación con 179.000 euros.

La modificación lleva aparejada la creación de nuevas plazas de aparcamiento en travesía de la ciudad, que ganará unos 75 estacionamientos en el carril que desaparece, 50 libres de zona azul.

Al final del puente de A Misericordia hay un paseo de peatones elevado con semáforo para el doble sentido. Desde la isleta de la Cruz Roja se puede ir hacia el paseo marítimo de Covas, con acceso desde los dos sentidos; o salir hacia el Ecce Homo, pero no hacia Viveiro. La glorieta de A Misericordia conduce a todas las direcciones: Covas, Viveiro–Celeiro, Vieiro o Lugo. Hay un nuevo paso elevado de peatones a la entrada de la variante y pintarán otro hacia Vieiro.

El área que sufre la mayor transformación se sitúa en el muelle antiguo de Viveiro, avenida de Galicia, donde ensancharon las aceras, en paralelo a estas pintarán un vial de servicio. Además recortaron el muro del puente de A Misericordia, colocaron magnolios, soterraron los contenedores de basura, crearon una zona de carga y descarga al lado de estos, cambiaron la ubicación del semáforo y el paso de peatones elevado, frente a la oficina de A Caixa; y retiraron postes de telefonía y luz.

El acceso a la avenida de Cervantes, que será de sentido único ascendente, queda como ahora, pero sin regulación semafórica. Esta calle será objeto de un acondicionamiento completo después de Semana Santa. Pendiente queda también el remate de las aceras del muelle frente a la misma y la creación de la rotonda en adoquín y rebasable de Verxeles.

Plazoleta
La zona portuaria recibe un impulso tras el derribo de cuatro galpones y el acondicionamiento del aparcamiento, que dispondrá de unas 300 plazas, además de generar un nuevo espacio para motos y bicicletas en la parte posterior de la casa del guardamuelles, donde se crea una plazoleta, delimitada por árboles y bolardos de madera.

El acceso rodado al muelle cambia y ahora está situado frente a la plaza de abastos, mientras que la salida será siempre por la rotonda de la estación de autobuses. Otra novedad se produce al conectar el estacionamiento del hipermercado Gadis por la parte posterior con el del muelle. Esa conexión será con circulación de doble sentido, en principio.

La entrada al hípermercado será por la salida actual, en el límite con el área verde que rodea al Casino vivariense. Frente a ese punto se pintará una zona sombreada sobre la calzada –similar a la existente para acceder a la comisaría–, para indicar que los vehículos no pueden detenerse y deben dejar el paso libre. Se podrá acceder en los dos sentidos de circulación.

Centro
Otro cambio relevante afecta a la Praza de Lugo, que funciona ahora como una rotonda y a la que no podrán llegar los vehículos de más de 3,5 toneladas. Todos deberán bordearla, tanto para dirigirse hacia la travesía, en el centro, como para ir a Celeiro o para volver hacia Lugo. Permite además llegar a la avenida García Dóriga y desde esta a la calle Alonso Pérez, inicio del Camino Viejo. En la plaza se genera una nueva zona de carga y descarga, amén de desaparecer el aparcamiento sito frente a la parada de los taxis.

La glorieta de adoquín y rebasable de la avenida de Ferrol permite llegar al centro, con acceso prohibido para camiones de más de 3,5 toneladas, pero también da entrada hacia Covas o para ir hacia Lugo.

El doble sentido de circulación regresa al puente de A Misericordia...
Comentarios