El BNG dice que el Pacto Obradoiro es ''un rotundo fracaso'' y pide responsabilidades

El senador del BNG Xosé Manuel Pérez Bouza ha afirmado este martes en Ourense que el Pacto do Obradoiro "ha sido un rotundo fracaso", por lo que exigirá responsabilidades al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo y al ministro de Fomento, José Blanco, firmantes de compromisos que "sabían que eran imposibles".

Este acuerdo, suscrito hace dos años por el presidente de la Xunta y por el titular de Fomento, tenía como objetivos "eliminar la confrontación institucional en relación con la construcción de la alta velocidad y establecer unos plazos temporales, unos compromisos de inversión económica", sin embargo, dijo el senador, "no se cumplieron ninguno de esos dos grandes objetivos".

Bouza ha anunciado que presentará una iniciativa en el Senado para pedir la comparecencia del ministro de Fomento en Comisión de Comunidades Autónomas, ya que, según dijo, "éste es el único órgano que permite un debate entre el Ministerio de Fomento y el presidente de la Xunta de Galicia".

"Vamos a pedirle responsabilidades tanto al ministro de Fomento como al presidente de Galicia por firmar un acuerdo con unos compromisos de plazos temporales que ellos sabían que eran imposibles de cumplir", señaló Bouza, y añadió: "cuando se cuenta una mentira a los ciudadanos se deben asumir responsabilidades".

No será la única acción que emprenda el BNG, tras avanzar que demandará también que "por parte del Partido Popular y del PSOE se asuman nuevos compromisos con la ejecución de la alta velocidad en Galicia".

CRÍTICAS A RAJOY

Así, el senador nacionalista criticó la presencia del presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, en Galicia el pasado fin de semana, e indicó que, "si bien nos visita semana tras semana, aún no le escuchamos decir una palabra sobre qué va a hacer con el AVE en Galicia si llega a ser presidente".

De este debate, que desde el BNG se espera que sea "serio y riguroso", Pérez Bouza pretende que salga un nuevo cronograma "con plazos e inversiones realistas y que se puedan cumplir".

"Los gallegos tienen derecho a saber cuándo van a tener AVE y, sobre todo, tienen derecho a que se les diga la verdad. No vamos a ser cómplices de este engaño a la ciudadanía", concluyó.

Comentarios