Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

EN IMÁGENES. El accidente del Alvia y otras instantáneas de la legislatura en Galicia

La legislatura que concluye en Galicia será recordada tristemente por el accidente del tren Alvia que en julio 2013 segó la vida de 80 personas y causó más de cien heridos en un barrio de Santiago de Compostela. Pero además de esta tragedia de la que acaban de cumplirse tres años, de la que aún no se han esclarecido las responsabilidades penales y cuyas consecuencias políticas todavía colean, los cuatro años de la segunda legislatura con mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo (PP) al frente de la Xunta dejan otras imágenes.

Apenas se había consumido el primer trimestre de la legislatura, en marzo de 2013, cuando el diario El País publicó unas fotos de la mitad de la década de los 90 en las que aparecía Núñez Feijóo, entonces alto cargo de la Xunta, con Marcial Dorado, condenado en la actualidad por tráfico de drogas, a bordo de una embarcación de recreo. La publicación desencadenó una tormenta política en la que toda la oposición pidió la dimisión del presidente gallego y éste tuvo que reconocer que en aquella etapa, mediados de los noventa, cuando era responsable del Servicio Gallego de Salud frecuentó la compañía de Dorado, con quien realizó, en compañía de otras personas, viajes de vacaciones, tras lo que reconoció que se equivocó y que fue un error.

No fue la única polémica relacionada directamente con Núñez Feijóo en el Parlamento, después de que trascendiese que un amigo suyo está siendo investigado en la denominada Operación Zeta, por actuar supuestamente como conseguir en una presunto fraude de subvenciones.

Estos fueron algunos de los temas que desataron la crispación en el Parlamento, en el que Alternativa Galega de Esquerdas (Age), la coalición liderada por el histórico Xosé Manuel Beiras, que acaba de cumplir 80 años, dejó claro desde el primer día que no había regresado al Parlamento, "cámara de gas", en sus palabras, para buscar un retiro tranquilo.

Pidió la disolución de la Cámara autonómica y la nueva convocatoria de elecciones el primer día de su constitución y protagonizó una de la imágenes de la legislatura al levantarse de su escaño, atravesar el hemiciclo y encararse con el presidente gallego, que asistía impertérrito a los aspavientos del veterano dirigente, que acabó dando un manotazo en el escaño de Núñez Feijóo antes de abandonar la Cámara.

Fue el momento culmen de la crispación en el Parlamento, pero no el único, ya que los enfrentamientos entre los distintos grupos de la oposición -PSdeG, AGE, BNG y Mixto, formado tras tres abandonos en Age- con los presidentes del Parlamento, Pilar Rojo, primero y Miguel Santalices, tras su abandono, y los diputados del PP y Núñez Feijóo fueron constantes.

Polémicas y tensiones en el Parlamento las ha habido de todos los colores en la Cámara autonómica. Otra de las imágenes en el hemiciclo autonómico fue la protagonizada por los afectados por el virus de la hepatitis C contra las decisiones del PP o de los afectados por las preferentes, que abandonaron el hemiciclo, tras ser desalojados, al grito de "va a haber sangre".

En el tintero se ha quedado la comprometida reducción de diputados impulsada por el PP, que pretendía rebajar el número de 75 a 61 y que fue presentada como "una medida de austeridad". La medida fue aparcada al finalizar la anterior legislatura y el PP la llevó de nuevo en el programa electoral. Con la nueva mayoría absoluta se sintió refrendado para volver a impulsarla, por lo que se tramitó el texto legal con el rechazo de toda la oposición y simplemente quedaba el último trámite, aprobarla en pleno. Ese trámite nunca llegó por las diferencias internas sobre esta norma y porque no fue acompañada de otra media que el PP gallego esperaba que se pusiera en marcha en toda España: una reforma de la ley electoral para que gobernase la lista más votada.

En el sueño de los justos también han quedado las conclusiones de la comisión de investigación sobre la fusión de las extintas cajas gallegas y la nacionalización y posterior venta de la entidad fusionada, Novagalicia banco, así como las indemnizaciones recibidas por sus exdirectivos. En el verano de 2013 se celebraron de forma exprés todas las comparecencias en apenas dos semanas, tras lo cual la comisión debería elaborar unas conclusiones y ser sometidas a votación. En el debate del estado de la Autonomía de 2014, celebrado en octubre, se aprobó por unanimidad una resolución impulsada por el BNG que proponía elaborar las conclusiones y presentarlas antes de final de ese año... hasta hoy.

La adquisición del banco nacionalizado por el grupo venezolano Banesco dejó una nueva imagen en el sector financiero y los distintivos de Abanca, así se llama la nueva entidad, reemplazaron a los que por décadas llenaron las calles y el imaginario de los gallegos.

En el Parlamento se han escenificado, sin embargo, algunos consensos, la mayoría en temas de poco calado. El más celebrado ha sido el alcanzado recientemente para la puesta en marcha de la ley del área metropolitana de Vigo.

Fuera de los asuntos tratados en el Parlamento, el asesinato de la niña de 12 años Asunta Basterra en Santiago, por el que sus padres han sido condenados, conmocionó a toda España y dejó otra de las imágenes de la legislatura.

Y también durante meses fueron noticia los acusados por el hundimiento del petrolero Prestige y la catástrofe ambiental posterior causada por el derramamiento de crudo ya que, diez años después, se sentaron en el banquillo.

EN IMÁGENES. El accidente del Alvia y otras instantáneas de la...
Comentarios