miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

Dos grupos de comuneros de Ove luchan por presidir esta sociedad

La mancomunidad de montes de A Capela e Santa Cruz del barrio ribadense Ove, integrada por unos 190 propietarios, se encuentra ahora sin presidencia, tras la dimisión de quien dirigió la sociedad los últimos 20 años, Gonzalo García Marcos. La renuncia se produjo el pasado domingo, tras la celebración de un asamblea que fue solicitada por 60 asociados, que pretendían revisar varios acuerdos y actuaciones que creían «irregulares e feitos sen contar cos comuneiros».

El ahora expresidente de la mancomunidad anuncia que convocará elecciones en el plazo de unos 60 días, a las que se volverá a presentar, ya que confía «nos numerosos apoios recibidos dende a última asemblea».

Sin embargo, uno de los comuneros que exigió la celebración de la citada reunión, Horacio Cupeiro, quien ayer confirmó que no pretende presentarse a las próximas elecciones para presidir la mancomunidad, desmintió que García vaya a convocar comicios internos, porque «el, ó ter dimitido, como consta na gravado que se fixo do encontro, non pode facelo, así que a celebración de eleccións van pedila os comuneiros».

Para ello, hay que constituir una especie de junta rectora, tras la celebración de una próxima asamblea, que podría tener lugar en una semana, ya que, en estos momentos, la mancomunidad no tiene quien la dirija.

Cupeiro señala además que, «pese ó que ten dito o agora expresidente da mancomunidade, non quedou pouca xente ó final da última asemblea, senón unhas 70 ou 80 persoas, que se enfrontaron a el ó entender que se tiñan feito actuacións, como a obra para construir o local social ou outras relacionadas coa futura liña eléctrica, sen contar cos socios».

García Marcos, por su parte, cree que la asamblea «politizouse» y defiende una gestión con la que «se conseguiu recuperar os montes e coa que nos últimos anos trouxéronse 31.000 euros da Deputación para o amaño de fincas, máis outros convenios comprometidos tamén coa Xunta».

Para Cupeiro, sin embargo, supone «unha falta de respeto ter convocado a asemblea dous días antes de que expiara o prazo para facelo, xa que se lle tivo que esixir mediante un requerimento notarial e, aínda por riba, chegar dúas horas tarde», puntualiza.

Dos grupos de comuneros de Ove luchan por presidir esta sociedad
Comentarios