Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

Desviación y respeto

La conducta desviada de los individuos lleva siglos centrando teorías de lo más dispar. Sin embargo -y dejando al margen hipótesis del estilo de Lombroso, un criminólogo para quien la persona desviada tenía características físicas distintas a las del resto de la población-, la mayoría de los autores achacan estos comportamientos a una falta de adaptación. Está claro que el desequilibrio entre lo que el individuo quiere hacer y lo que la sociedad le permite se hace cada vez más patente, y la clave, creo, no es otra que la educación.

Por ejemplo, mucho antes de que la Fiscalía General otorgara a profesores y médicos el estatus de autoridad -equiparándolos a las fuerzas del orden-, los padres de hace una generación ya lo tenían claro. Y además, en ese grupo de ‘autoridades’, a las que se les debía un respeto, se incluían los vecinos, los mayores y un larguísimo etcétera.

Sin embargo, muchos hijos de estos educadores se volvieron más laxos al educar a los suyos y las normas sociales no se relajaron a la par. De ahí el conflicto. ¿Qué nos queda? Desde luego no volver a la mano dura y la represión, pero sí inculcar un poco más de respeto.

Desviación y respeto
Comentarios