miércoles. 21.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 21.10.2020
El tiempo

Los depósitos a plazo fijo ganan atractivo en tiempos de pandemia

PIXABAY
PIXABAY

En tiempos de crisis surge con renovada inquietud una pregunta recurrente entre los pequeños ahorradores: ¿Qué hago con mi dinero? ¿Dónde puedo invertir de forma segura, para obtener la mayor rentabilidad posible sin asumir riesgos? La pandemia del coronavirus no sólo ha situado al borde del colapso a los sistemas sanitarios de todo el mundo, también ha abierto una profunda brecha en las finanzas públicas de los países y ha convulsionado las economías de familias y empresas. Cuando el mundo comenzaba a recuperarse de las graves consecuencias de la última crisis, llegó el covid-19 y, con el virus, la incertidumbre. En este contexto, la renta fija se hace más atractiva y, en especial, los depósitos bancarios, ya que son el producto idóneo para quienes quieren saber exactamente qué rendimiento obtendrán por su dinero. Sin sorpresas.

Las entidades financieras están hoy lejos de ofertar los elevados intereses de antaño, pero en el mercado todavía se pueden encontrar oportunidades interesantes para aquellos que disponen de liquidez, siempre y cuando no se busque obtener un beneficio inmediato. Entre los depósitos a plazo fijo más rentables se encuentra el de Wizink a 36 meses, que ofrece un 0,80% TAE [0,798% TIN]. 

En la actualidad es uno de los mejores depósitos que se comercializan en España, y no ya solo por su rendimiento. Entre sus ventajas destaca el pago trimestral de los intereses a plazo fijo wizink —cada tres meses se ingresa la remuneración acordada en la cuenta asociada, no hay que esperar a que finalicen los tres años para empezar a cobrar— y el hecho de que se puede cancelar en cualquier momento. Aunque al hacerlo el ahorrador pierde la rentabilidad acumulada, está opción es una garantía de tranquilidad para el futuro, un seguro ante posibles imprevistos.

Para mayor tranquilidad, y como ocurre con cualquier producto financiero de este tipo comercializado por los bancos en el seno de la Unión Europea, la inversión esta asegurada hasta los 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos, con lo que el riesgo es nulo. Eso sí para contratar este producto es necesario tener un colchón de al menos 5.000 euros, lo mínimo requerido por la entidad, que también establece un capital máximo: 250.000 euros. 

Confinamiento y ahorro

Por el momento no hay perspectivas de que las remuneraciones de los depósitos vayan a evolucionar al alza, ya que no se contempla en el horizonte una subida de los tipos del interés. Los grandes bancos prácticamente no ofrecen nada a sus clientes por custodiar su dinero y son las entidades más pequeñas las que cuentan con las ofertas más tentadoras. Sin embargo, y pese a las bajas rentabilidades, los depósitos bancarios siguen ganando simpatizantes. Durante el estado de alarma, el ahorro de las familias españolas marcó récords, probablemente incentivado por el parón forzoso del consumo durante los meses de confinamiento.

Según los últimos datos del Banco de España, a principios de este año 2020 las entidades custodiaban 1,403 billones de euros de residentes en España, mientras que en el pasado mes de julio la cifra alcanzaba los 1,502 billones, un nuevo máximo en plena pandemia. En concreto, de ese capital total correspondiente a julio, 892.800 millones de euros se corresponden con el ahorro de las familias, que no ha parado de crecer este año.

Los depósitos a plazo fijo ganan atractivo en tiempos de pandemia