martes. 11.08.2020 |
El tiempo
martes. 11.08.2020
El tiempo

"El mercado está loco pero no siento presión"

Ousmane Dembélé posa con el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu
Ousmane Dembélé posa con el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu
La presentación del delantero francés como nuevo jugador del Barça derivó en bronca hacia Bartomeu

El delantero francés Ousmane Dembélé ha sido presentado este lunes como nuevo jugador del Barcelona. En la rueda de prensa, el jugador galo aseguró que no siente "presión", a pesar de ser la incorporación más cara de la historia de la entidad azulgrana —105 millones de euros y otros 40 más en variables que percibirá el Borussia de Dortmund—.

A lo largo de la rueda de prensa una de las preguntas más repetidas ha sido en referencia a la "presión" que puede tener tras la cantidad que ha desembolsado el Barcelona por su fichaje. "No me pone presión, es el mercado de los traspasos que se ha vuelto un poco loco. Tengo 20 años y no presto atención a estas cantidades", ha puntualizado.

Dembélé, que ha firmado un contrato de 5 años con una cláusula de rescisión de 400 millones de euros, ha asegurado en su puesta de largo como azulgrana que llega al Camp Nou para "aprender de los mejores jugadores del mundo como Suárez y Messi". "Hay una gran diferencia entre Neymar y yo. Él es uno de los mejores jugadores del mundo y yo soy muy joven. Solo tengo 20 años. Trato de crecer y he venido en este gran club para crecer todavía más", ha explicado.

El secretario técnico del Barcelona, Robert Fernández, que ha acompañado a Dembélé en la rueda de prensa, ha revelado que el año pasado, cuando militaba en el Rennes, intentaron cerrar su incorporación, pero no pudieron convencer al jugador. "Quisimos traerlo el año pasado, pero en ese momento pensó que su evolución en otro equipo iba a ser mejor. Luchamos mucho. Quería minutos y desgraciadamente teniendo el tridente arriba (Neymar, Luis Suárez y Messi) era difícil que cualquier jugador podiese jugar", ha recordado Robert.

BRONCA A LA DIRECTIVA. El primer día de Osumane Dembélé como nuevo jugador azulgrana derivó en bronca por una parte mayoritaria de los 17.814 espectadores presentes en el Camp Nou, que, ante el retraso de más de una hora de la presentación oficial del delantero francés, pidió la dimisión del presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu.

Un contratiempo burocrático en la liquidación del contrato entre el delantero y su exequipo, el Borussia de Dortmund, provocó que la puesta de largo del jugador colmara la paciencia de los aficionados azulgranas que acudieron al Camp Nou. Ante la demora de la presentación, los gritos mayoritarios de "Bartomeu dimisión", así como los silbidos y los pañuelos blancos se multiplicaron en las gradas, poco antes de que Dembélé saltara al césped.

No obstante, el extremo galo gozó de un recibimiento multitudinario en el Camp Nou, donde vivió las primeras muestras de cariño por parte de su nueva afición.



"El mercado está loco pero no siento presión"
Comentarios