domingo. 18.04.2021 |
El tiempo
domingo. 18.04.2021
El tiempo

"Defendín o noso apoio á proba e abalanzouse e golpeoume sen máis"

El edil, mostrando este martes los puntos que recibió en el labio
El edil, mostrando este martes los puntos que recibió en el labio
Un concejal fonsagradino fue agredido por el coordinador de una carrera celebrada en Piñeira tras discutir por el alojamiento para los atletas, que el agresor tachó de "campo de refuxiados"

"Estaba defendendo o apoio do Concello á carreira que el organiza e explicándolle todas as xestións que fixemos cando, sen máis, abalanzouse sobre min e golpeoume. Arrinconoume contra a porta e deume varios puñetazos". Así recordaba este martes el concejal fonsagradino Carlos López la agresión que sufrió el pasado sábado, que le ha dejado como secuela un par de puntos de sutura en el labio. El edil, responsable del área de cultura, fue agredido por Xosé, el coordinador de una prueba de trail de montaña que se celebró el día siguiente en la parroquia de Piñeira. La Guardia Civil, alertada por un trabajador del área municipal que gestiona la víctima, ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

El origen de esta agresión está en las diferencias entre uno y otro sobre el alojamiento que habilitó el Concello para los corredores de la prueba, en la Escuela Hogar de la villa. El ataque se produjo en esas instalaciones a media tarde del sábado, según explicó el denunciante. Dijo que se dirigió a ese local tras saber que el coordinador de la prueba estaba quejándose de que el recinto parecía "un campo de refuxiados", por el escaso espacio para los 40 participantes que habían avisado de que pernoctarían en A Fonsagrada la víspera de la carrera.

Carlos López aseguraba este martes que al llegar le explicó a Xosé que la prueba coincidía con una muestra folclórica en la villa y el Concello también tenía que alojar a los participantes en ese evento, por lo que no había otras instalaciones municipales disponibles.

"Díxenlle que fixemos xestións para lograr que o Concello de Ibias nos cederá 40 colchóns, sabas e mantas para os corredores. Falei ademais con algún deles e dicíanme que ese aloxamento era normal, como os que lles ofrecen de forma gratuíta, como neste caso, noutras probas", defendió el concejal, que negó haber zarandeado e insultado previamente a su agresor, algo que aseguró este último ante la Guardia Civil.

Según López, cuando se estaba explicando y aducía que el Concello "non tiña máis medios", sin mediar palabra, el agresor se echó sobre él y le propinó "uns seis ou oito puñetazos" en la cara. Dice que él no respondió a la agresión y se limitó a protegerse de los golpes. "O único que fixen foi tapar a cara", recalcó. Tras lograr escabullirse y salir de la Escuela Hogar, se dirigió al centro de salud para recibir asistencia médica.

Allí le cosieron el labio y comprobaron que no tenía la nariz rota, pese a los golpes recibidos. Después lo enviaron al Hula para hacerle varias pruebas y descartar otras lesiones. Tras declarar ante la Guardia Civil, este martes el edil decía sentirse perplejo por la reacción del agresor, con el que, subrayó, nunca antes tuvo problemas, más allá de sus discrepancias por el apoyo municipal a esa prueba. "O Concello sempre a apoiou, nas dúas edicións anteriores e nesta", recalcó López, quien hizo hincapié en que este año el gobierno local facilitó a los organizadores permisos, vallas, mesas y hasta un todoterreno pedido a última hora. "Necesitábano o día da proba ás sete da mañá e eu estaba disposto a levarllo a esa hora", subrayó. Por último, insistió en su apoyo al resto de organizadores y vecinos de Piñeira, a quienes desvinculó de este incidente.

El agresor admitió ante la Guardia Civil los hechos, pero denunció empujones e insultos previos del concejal. Así lo indicaron desde la asociación de vecinos Val de Piñeira, promotora de esa prueba (el Maratón del Norte) y otros actos en la parroquia. Piden la destitución del edil.

Tras condenar los hechos y admitir que "ese feito inhabilita ao ata agora responsable do evento deportivo" para seguir en esa labor, de la que lo apartan, aclararon que "xamais foi unha persoa agresiva, pediulle disculpas ao agredido e foi quen se dirixiu ao centro de saúde a pedir socorro". A continuación, denunciaron "violencia institucional" del Concello por su trato "discriminatorio" al dejar "o confort das camas" para invitados de la muestra folclórica y dar a los corredores "unha sala con 40 colchóns no chan".

También ven violencia "verbal" del edil, al que acusan de mentir. "A súa forma de dar explicacións foi ir buscalo (al agresor) braceando, berrando, empurrando e dicindo ‘estou ata os güevos do voso puto maratón de merda", afirmaron.

"Defendín o noso apoio á proba e abalanzouse e golpeoume sen máis"
Comentarios