lunes. 29.11.2021 |
El tiempo
lunes. 29.11.2021
El tiempo

¿Cuenta corriente o cuenta nómina? Consejos para tomar la mejor elección

Es importante conocer bien los productos bancarios para elegir el que mejor se adapta a nuestras particularidades
Es importante conocer bien los productos bancarios para elegir el que mejor se adapta a nuestras particularidades

A día de hoy pocas personas habrá que no tengan todavía una cuenta bancaria, ya que es una de las maneras más fáciles y cómodas de poder gestionar el dinero. Lo que ocurre con este tipo de productos es que no todos son los mismos. A la mínima  que uno se pase por un banco podrá ver que existe la opción de abrir una cuenta corriente, una cuenta nómina (incluso una cuenta nómina sin comisiones) o una cuenta de ahorro. Vamos a ver en qué consiste cada una de ellas.

Las cuentas corrientes, como su mismo nombre indica, son las más simples de todas. Son las que desde siempre se han empleado para guardar en ellas una cierta cantidad de dinero y poder echar mano del mismo cuando se ha requerido. Es decir, que tienen bastantes similitudes con una hucha, con la mejora, de tener al banco como salvaguarda y gestor. Las cuentas de ahorros no son, en términos generales, una versión de las cuentas corrientes ya que cuentan con una cartilla de ahorros que, en el caso de las cuentas corrientes no es habitual. Por lo demás, son iguales porque aunque las cuentas corrientes en sus inicios no permitían vincular tarjetas bancarias o llevar a cabo transferencias, hoy en día sí.

Por su parte las cuentas nómina lo que van a requerir es que se tenga una nómina que vaya relacionada a la cuenta (que puede ser tanto la retribución que uno reciba por sus servicios prestados en un determinado empleo como una pensión). Esta es una exigencia que no se encuentra en las cuentas corrientes básicas, pero los bancos, al saber que habrá un flujo constante de dinero en la cuenta ofrecen una serie de ventajas para los clientes que se decidan por este tipo de cuentas.

Cómo elegir entre una cuenta corriente y una cuenta nómina
 

  • Periodo de permanencia. Si la idea es contar con una cuenta en el banco a largo plazo para llevar a cabo los ingresos del salario o pensión y se paguen los correspondientes recibos, lo mejor es optar por una cuenta nómina ya que la mayoría de los bancos suelen premiar con algún que otro regalo de bienvenida cuando se contrata la cuenta nómina y además, lo más importante es que se puede mantener ésta sin ningún tipo de comisiones, algo que es más complicado en las cuentas corrientes. Algunas cuentas nómina tampoco requieren de permanencia pero siempre hay que estar enterado de las cláusulas del producto que se adquiere.
     
  • Mejores intereses. Por la misma idea que el punto anterior, los bancos premian que sus clientes tengan cuentas en las que haya una nómina asociada y su manera de fidelizarlos es ofrecerles unos mejores intereses, aunque es cierto que la competencia en este sector ha crecido mucho y se pueden llegar a encontrar ofertas de lo más interesantes incluso sin nómina, lo más habitual es que quienes la tengan salgan ganando.
     
  • Extras en las cuentas nómina. Como pueden ser las tarjetas que se vinculen a la cuenta en sí a coste cero, el mantenimiento de la misma sin tener que pagar nada o transferencias y domiciliaciones gratis.

¿Cuenta corriente o cuenta nómina? Consejos para tomar la mejor...
Comentarios