Cuatro arquitectos recurren el proyecto de San Fernando al TSXG

Cuartel de San Fernando. (Foto: AEP)
photo_camera Cuartel de San Fernando. (Foto: AEP)

Los arquitectos Manuel López, Jorge Salvador, Jorge Gómez y Jesús Bouza, que se unieron para presentarse al concurso de ideas que convocó la Consellería de Cultura para reconvertir el cuartel de San Fernando en museo de la romanización, acaban de presentar un recurso en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) contra la propuesta elegida, de los arquitectos Pedro Colón de Carvajal Solís y Raquel Buj García, con estudio en Madrid.

Los demandantes buscan que se anule la adjudicación del proyecto -en este momento en proceso de elaboración- porque consideran que la propuesta vulnera los valores que hicieron que el edificio fuera declarado en 2009 Bien de Interés Cultural (BIC) y por tanto incumple la Lei de Patrimonio Cultural de Galicia, dice.

La Xunta, sin embargo, niega tajantemente este extremo. En respuesta a este diario, explicó que la decisión fue tomada por «un equipo de técnicos e expertos de categoría baseándose nunha das premisas fundamentais, a protección do patrimonio cultural», indicó el servicio de información de la consellería.

Los motivos

Para los arquitectos, la intervención que se propone en el cuartel de San Fernando es tan «demoledora» que sería impensable en alguno de los otros BICs que tiene Lugo, como la muralla y las termas romanas. «Calquera se levaría as mans á cabeza», afirman.

Y es que, según ellos, se transforma la tipología del cuartel, uno de sus principales valores y que motivó la catalogación BIC, tal como se pone de manifiesto en el decreto de declaración: «el cuartel conserva la estructura y organización espacial proyectada originalmente, constituyendo un ejemplo de extraordinaria importancia dentro del capítulo de la arquitectura neoclásica, con la particularidad de ser el único cuartel que se erigió en la ciudad de Lugo en la época ilustrada», recoge el documento de Cultura.

Sin embargo, la intervención prevista contempla la eliminación de una parte importante de los muros de carga que dividen los seis módulos de enfermería de la planta baja, así como de las naves de alojamiento de la primera. Según la declaración BIC, son las «dependencias máis orixinais».

Forjados

Otra de las alteraciones, ésta de carácter «irreversible», apuntan los arquitectos, es que se elimina buena parte de los forjados de madera -«o da cuberta elimínase totalmente», precisan-, una estructura de la que Cultura destaca su «singularidade construtiva e tecnolóxica».

Así lo recogía en las bases del concurso de ideas que convocó, un documento en el que indicaba que esa estructura es «de moi difícil reposición, se non imposible, o que aumenta o valor cultural da mesma ao non ser unha solución e un material renovable e reproducible, se chegase a desaparecer».

La eliminación del forjado de la planta bajo cubierta supone la desaparición de un espacio denominado leñera que se conserva «en inmellorables condicións», según el informe de la consellería.

Otra intervención agresiva, según los recurrentes, es la apertura de un lucernario en la cubierta.

Los arquitectos recalcan que son todas «cuestións obxectivas» y que destruyen buena parte de los valores esenciales del monumento, por lo que piden la anulación del proyecto, una visión que no comparte la Consellería de Cultura. A través de su gabinete de comunicación, incidió en que los reparos que ponen responden a «xuízos particulares». Insiste en que precisamente se eligió ese proyecto por la «sutileza e delicadeza das actuacións propostas».

VALEDOR DO POBO
Pidió información a Cultura

Antes de iniciar el proceso judicial, los arquitectos presentaron una reclamación administrativa a Cultura, que fue desestimada porque, según la consellería, no entró en plazo. La razón es que la entregaron en el registro de la Subdelegación del Gobierno y, según Cultura, no es válido. Los arquitectos consiguieron, sin embargo, una confirmación por escrito de Presidencia de que el procedimiento sí es válido, razón por la que acudieron al Valedor do Pobo.

Respuesta

El Valedor admitió a trámite su queja y ya pidió información a Cultura dos veces, aunque todavía no recibió contestación. La consellería afirma que se la remitirá próximamente.

Las bases del concurso destacaban que los forjados son de difícil reposición y aumentan el valor del edificio, pero desaparecen

 

MIEMBRO DEL JURADO
''No es obligatorio mantener muros interiores y forjados, fuimos muy cuidadosos''

El arquitecto José Ignacio García Pedrosa fue uno de los once miembros del jurado con derecho a voto que eligió la propuesta de los madrileños Colón de Carvajal y Raquel Buj de rehabilitación del cuartel de San Fernando y para él la noticia de que hay un recurso es «una sorpresa».

García Pedrosa participó como experto y, curiosamente, es uno de los coautores del proyecto del auditorio que se empezará a construir en los próximos meses en la Avenida de Magoi después del frustrado intento de hacerlo precisamente en el edificio que ahora vuelve a ser objeto de debate.

El arquitecto afirma que la propuesta ganadora se eligió por unanimidad después de varias sesiones «intensas» de trabajo «porque con los antecedentes que había intentamos ser muy sensibles». «Me sorprende que haya un recurso porque, a diferencia de otras propuestas, muy radicales, ésta es extremadamente cuidadosa», asegura. Descata que no se toca ningún elemento estructural y que los muros interiores y los forjados no es obligatorio mantenerlos. Un BIC puede tener distintos grados de protección, estructural, integral... , pero no es el caso de este edificio», afirma.

Resto del jurado

El resto del jurado, que presidió el conselleiro de Cultura, lo componían otros cargos y técnicos de este departamento; el decano de los arquitectos gallegos; el alcalde de Lugo y un arquitecto municipal. Cultura defiende la decisión; y el Concello declinó pronunciarse sobre el recurso presentado -que hasta ayer desconocía, afirmó- y sobre los detalles del fallo. El decano del Colegio de Arquitectos de Galicia declinó, igualmente, ofrecer su opinión sobre los hechos.

Comentarios