sábado. 04.04.2020 |
El tiempo
sábado. 04.04.2020
El tiempo

El comité cree que la empresa "va a tomar medidas en las próximas semanas"

José Antonio Zan, presidente del comité de empresa de Alcoa en San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ
José Antonio Zan, presidente del comité de empresa de Alcoa en San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ
"EMERGENCIA". José Antonio Zan insta al gobierno a legislar un marco estable con urgencia tras la desastrosa convocatoria de la puja eléctrica

EL COMITÉ de Alcoa lo tiene muy claro: "La empresa va a tomar medidas en próximas semanas", dice el presidente, José Antonio Zan, quien asegura que los tres sindicatos que lo conforman están de acuerdo en la "emergencia" de la situación y en que es necesario luchar por la continuidad de la industria en la comarca. "Tres sindicatos distintos estamos diciendo lo mismo: no va a haber nada después de Alcoa en A Mariña, o salvamos Alcoa o vamos a hundir la comarca y volver a 1976; eso es un hecho", afirma.

El representante sindical explicó en el debate que el problema que debe resolver el Gobierno es el del alto coste de la energía ya que con los precios del último año y medio la empresa —para la que la electricidad es una materia prima en el proceso de elaboración del aluminio— considera que es inviable seguir funcionando. Zan cita que la media en que se pagó este año fue de 52 euros el megavatio (MW) hora, cuando los competidores en Alemania lo pagan a 33. Sería asumible un precio de entre 35 y 40.

Uno de los mecanismos que ayudan a Alcoa a compensar este coste es la subasta de interrumpibilidad, que según Zan le suponía "unos 35 millones anuales", pero el Gobierno hizo un gran recorte en la última convocatoria por lo que redujo sus ingresos en un 90% para el primer semestre del año. Las 118 empresas que concurrieron se repartirán menos de cinco millones. "La subasta fue una salvajada industrial, hacer la interrumpibilidad va a ser más caro que lo que ganas", dijo Zan, que ve "en riesgo a todas las empresas electrointensivas. No nos damos cuenta de hasta dónde ha llegado el calado", advirtió.

Añadió que otro mecanismo son las compensaciones por CO₂ si se concedieran al máximo que permite la UE, que son 200 millones anuales, pero cita dos problemas: "Tiene que estar legislado que cada año se entregue el máximo sin depender de los presupuestos del Estado, como se hace en Europa, y está diversificado entre muchas empresas". Zan comentó que aun con la subasta y con las ayudas de CO₂ habría que abaratar el precio con mecanismos que contendría el esperado estatuto del consumidor electrointensivo, como pueden ser los contratos a largo plazo.

El presidente del comité precisó que las cantidades que percibe la industria por prestar el servicio de interrumpibilidad no son subvenciones. "Es mentira", dice, pues "es para equiparar el precio al del resto de Europa» a una empresa que paga "400 millones de euros en luz". También aclara que las subastas son un mecanismo legal, como acaba de reconocer una comisaria de la UE, y de hecho "en Francia y Portugal las están haciendo".

José Antonio Zan fue muy duro con los últimos pasos del Gobierno pues no entienden que con la nueva subasta les hayan quitado esa compensación y acusa de la decisión a la ministra para la Transición Ecológica. "Esa señora es un peligro, el presupuesto para la industria lo maneja ella, no la ministra de Industria, y quien ha intricado todo esto ha sido ella", afirma el sindicalista, que lamenta que "quien toma las decisiones no es alguien capacitado para hacerlo". Recuerda que en octubre de 2018 las secciones sindicales de CC.OO. en Avilés, A Coruña y San Cibrao exigían al Gobierno "valentía para que legislara y tener un marco energético estable" pero pocos días después "estaba el Ere en la puerta" de las dos fábricas que acabaron vendidas. Ahora el temor acecha en San Cibrao.

José Carlos Paleo, presidente de la Federación de Comercio A Mariña. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Paleo: "O pequeno comercio xa está nunha situación incómoda e isto sería un golpe total"
UNO de los sectores que más puede verse afectado por problemas en la industria es el del comercio. José Carlos Paleo, presidente de la federación que une a cerca de mil negocios mariñanos, confía en que los representantes políticos que deben solucionar el problema lo hagan con diligencia pues pensar en un cierre sería "unha catástrofe".

El presidente de la FCAM explica que el comercio local ya atraviesa dificultades debido a otros factores, por lo que prefiere no oír hablar de un posible cierre de Alcoa. "Coa intranquilidade que xera a situación o comercio xa está afectado, non queremos pensar en que pase de forma drástica e rápida. O comercio pequeno xa está nunha situación incómoda, danse moitas circunstancias que o están afogando e isto xa sería un golpe total", comenta Paleo, quien añade que además de la incertidumbre de Alcoa hay otras empresas en la comarca "en suspensión de pagos" y con dificultades.

José Carlos Paleo quiso sin embargo lanzar un mensaje positivo y trasladar "confianza en que se tomen decisións desde o Goberno" para establecer un precio de la energía competitivo para la industria. "Salvemos as tensións que haxa para que poidamos coller un respiro", dijo el presidente de la FCAM, quien espera que si Alcoa decide marcharse "poida antes de pechar decidir vender a fábrica e que poida pasar a outras mans". También ve preferente "investir en sacar adiante a fábrica, taparlle esa debilidade que existe, que empezar de cero e recolocar a cinco mil persoas e dar vida a unha zona baleirada. Supoño que non se tomarán decisións tan insensatas", dijo.

El representante del comercio mariñano recordó la campaña de enviar 5.000 cartas a la Moncloa y repartirlas entre los clientes para que también las hicieran llegar a título particular al Gobierno "para dar visibilidade ao tema e facer partícipes aos veciños", a lo que avanzó la intención de seguir ayudando. "Poñémonos a disposición para axudar no que se poida", afirmó.

El comité cree que la empresa "va a tomar medidas en las próximas...
Comentarios