Domingo. 17.12.2017 |
El tiempo
Domingo. 17.12.2017
El tiempo

PREMIO: 'PSICONAUTAS' SE LLEVÓ UN GOYA

Clausurado el certamen de cine que sobrevive en la Costa de Lugo

Desde la izquierda, Simon Casal, Paula Cons, Matías Nicieza y Pepe Peinó
Desde la izquierda, Simon Casal, Paula Cons, Matías Nicieza y Pepe Peinó
El Festi-Val de Alfoz e O Valadouro cerró su quinta edición con la proyección de 'Lobos sucios'

El cine ha ido claudicando en la Costa de Lugo. Las salas han ido menguando en número. Ribadeo y Viveiro son las dos únicas localidades que proyectan filmes a diario. A nivel de festivales, la crudeza es mayor. Como un oasis en un desierto aparece el Festi-Val de cine Alfoz e O Valadouro, impulsado por Pepe Peinó, y que fue clausurado este fin de semana con la cuarta jornada, donde se pudo ver el filme Lobos sucios, y un documental sobre el Mercado da Primavera de 2016 en Ferreira. 

En esta última jornada estuvieron presentes el director del filme, Simón Casal, así como la productora y guionista, Paula Cons, que conversaron con los asistentes en la casa de la cultura de Alfoz sobre la película, ambientada en la Segunda Guerra Mundial y que trata sobre la extracción de volframio en Galicia durante esa época por parte de los nazis y cómo una chica gallega considerada bruja luchó contra esta extracción y las injusticias que provocaba. 

Tras esta proyección se pasó un documental del Seminario de Estudos do Valadouro (Seva) sobre el último Mercado de Primavera, que atrae cada año a miles de personas a O Valadouro. Estos documentales surgieron con la intención de atraer al público, "pero a verdade é que non tivo moito éxito", reconoce Pepe Peinó, el director de orquestas del Festi-Val. En las jornadas anteriores también se proyectaron documentales sobre las III Olimpiadas Interparroquiais de Alfoz 2016, la Cabalgata de Reis de Alfoz y un documental sobre las antiguas tabernas de este municipio. 

"O festival naceu polas inquedanzas dalgúns veciños do Val aos que nos gusta o cine", dice Peinó

Pero ha sido durante las últimas cuatro semanas cuando el séptimo arte tomó cual batallón el Val do Ouro, para emitir señales de vida en el aspecto cinematográfico con la quinta edición de este festival. Se estrenó hace un mes con la proyección de un documental, O eslabón perdido, de Pablo Ces, que cuenta la historia de un hombre conocido por Bendecorme, aficionado al boulder, una modalidad de escalada, y percebeiro de profesión. 

Además de este filme, también se pasarón las películas Sicixia, de Ignacio Vilar, y Psiconautas, de Pedro Rivero y Alberto Vázquez, además de la proyectada este fin de semana y el documental O eslabón perdido. "O festival naceu polas inquedanzas dalgúns veciños do Val aos que nos gusta o cine", dice Peinó. 

PROTAGONISTAS. El séptimo arte tiene en estos momentos varios protagonistas mariñanos que lo mantienen vivo. Es el caso de Miguel García, de Mondoñedo, que es productor. O el de Xacio Baño, director xovense, que está preparando su primer largometraje, Trote, que estará ambientado en una "rapa das bestas", y que tiene en el almacén otro proyecto, Ana e o futuro. También la ribadense Elisa Vecino trabaja como ayudante de dirección y labores de producción en Kauflanders, una película que entre otros festivales participó en el de Málaga, uno de los más reconocidos en España.

Clausurado el certamen de cine que sobrevive en la Costa de Lugo
Comentarios