Domingo. 19.11.2017 |
El tiempo
Domingo. 19.11.2017
El tiempo

"ESTOU FELIZ POR GANAR, PERO SEGUIMOS COMETENDO ERROS"

Chuski admite la necesidad de fichar

Celebración del triunfo en el vestuario ribadense
Celebración del triunfo en el vestuario ribadense
El técnico ve carencias básicas en el Viveiro y busca "sobre todo jugadores de banda" para reforzar al equipo en los próximos días. Reconoce que el Ribadeo fue "justo vencedor" del derbi y atribuyó la derrota a la "falta de contundencia"

El derbi deja al Ribadeo más cerca de la cabeza (a cuatro puntos del segundo) y al Viveiro, de la zona peligrosa (igualado con el descenso). Esa es la conclusión inicial que puede sacarse del partido disputado el domingo, en Cantarrana, que puso de manifiesto las carencias del equipo local. Ni siquiera el cambio de técnico ha podido cambiar la dinámica de los vivarienses, que necesitan refuerzos cuanto antes, según palabras del propio técnico, Chuski, que no pudo estrenarse con buen pie en el banquillo de Cantarrana. «Está claro que tenemos carencias, nos hacen falta refuerzos, sobre todo jugadores de banda, tanto de atrás como del medio hacia arriba», afirmó el preparador sancibrense, que trabaja ya junto a la directiva para realizar algún fichaje. «Estamos buscando y a ver si en los próximos días podemos incorporar algún jugador que nos ayude a mejorar en algunos puestos», afirmó.

El técnico no tuvo problemas en reconocer la superioridad del Ribadeo, sobre todo en la segunda mitad, aunque cree que también se debe a las facilidades que dio su equipo en algunas acciones puntuales. «El Ribadeo es justo vencedor, nos queda mucho trabajo por delante, pero es verdad que estuvimos metidos en el partido casi siempre, sobre todo con el 1-0 y al final, con el 3-2, tuvimos alguna opción para empatar», afirmó, asegurando que la clave del encuentro estuvo en el final del primer tiempo y el arranque del segundo. «Encajamos dos goles que nos hicieron mucho daño, el segundo y el tercero, en momentos de los llamados psicológicos», aseguró el entrenador.

Chuski lleva ya dos partidos con el Viveiro, con un punto sobre 6 posibles, pero solo 3 sesiones de entrenamiento, un periodo que se antoja muy corto para ponerle su sello al equipo. «No hemos tenido tiempo de trabajar mucho, pero en líneas generales estoy contento con la actitud y el compromiso de los jugadores. El problema es que a nivel anímico están un poco bajos y a nivel deportivo estamos teniendo algunas carencias importantes», afirmó el técnico, que cree que el Viveiro tuvo problemas en las dos áreas. «Nos faltó contundencia en muchas acciones defensivas y en ataque también carecimos de claridad», señaló.

BUEN RIVAL. El preparador del conjunto vivariense ensalzó al rival, que calificó como «un buen equipo, ya hecho, con jugadores contrastados. Llevan tiempo juntos y saben a lo que juegan», afirmó Chuski, que espera reponerse del golpe anímico el próximo fin de semana, en Arzúa, aunque cree que lo más importante es no dejar escapar puntos de casa. «Ahora vamos a preparar el próximo partido, pero para mí es fundamental hacer de Cantarrana un fortín. Tenemos que hacernos mucho más fuertes en Cantarrana de lo que demostramos ante el Ribadeo», concluyó.

Chuski admite la necesidad de fichar